Temas Especiales

27 de Jan de 2021

Avatar del Genaro López

Genaro López

Columnistas

Nace la Esperanza: el plan del pueblo

La construcción de real democracia participativa es un componente fundamental.

Para el Frente Amplio por la Democracia (FAD), la prioridad de la política pública debe ser la atención de las demandas sociales de la población: alimentación, salud, educación, vivienda, acceso al agua potable las 24 horas los siete días a la semana, tratamiento de las aguas residuales, ambiente sano, transporte público digno, entre otras. Que se pueda satisfacer estas necesidades materiales de vida exige de empleo digno y salario justo.

En nuestro Plan de Gobierno Nace la Esperanza, un componente fundamental es el irrestricto respeto de los derechos humanos, en todos sus órdenes: político, económico, social, ambiental y cultural. Esta es la base de construir una sociedad con equidad y justicia social; sin discriminación.

Nuestra propuesta de gobierno se fundamenta en una gestión honesta, ética, transparente en la gestión pública. Sin dudas, deben realizarse las auditorías necesarias para determinar el grado de afectación de la corrupción, la impunidad y el nepotismo a la sociedad panameña, ejercida por la partidocracia. Se debe investigar por lo menos los últimos 15 años de actuación de los gobiernos y sus partidos, con el propósito de recuperar el patrimonio nacional y llevar a la justicia a corruptos y corruptores.

La construcción de real democracia participativa es un componente fundamental. Se trata de colocar en el debate la falta de democracia que impera en el país, tanto en lo político como en lo económico. A diversos sectores sociales se les niega el derecho a la organización sindical y gremial (caso de trabajadores del área bancaria y la ZLC, así como de los funcionarios públicos). Igualmente atender el tema de la distribución de la riqueza, pues es vergonzoso que en un país que crece económicamente más de un millón de panameños viva en pobreza, mientras que 105 personas acumulan la riqueza del país.

Como medidas urgentes: incentivar la producción agropecuaria para garantizar seguridad y soberanía alimentaria y nutricional con sostenibilidad ambiental, recuperar las 71 mil hectáreas agrarias que han sido desmanteladas; control de precios de los bienes que conforman la canasta básica de alimentos, medicamentos, servicios básicos (luz, agua), para acabar con la especulación de los precios por parte de distribuidores e importadores; aumento general de salario que permita cubrir el costo de la canasta familiar; una política energética que considera la energía como un bien social, utilización de fuentes de energía alternativas; recuperación del patrimonio natural y cultural; un Panamá libre de minería a cielo abierto, recuperación de los humedales, protección de nuestras cuencas y recursos naturales; garantizar el derecho a la educación gratuita, humanística, científica, técnica, artística y cultural.

Construir un modelo de universalización de la salud y seguridad social que rompa con las desigualdades y asimetrías que existen en el riesgo de morir y enfermar de los panameños, gratuita con calidad y calidez; apoyar a los micro y pequeños productores con créditos y asistencia técnica; revisión de la política fiscal reordenando prioridades presupuestarias, sistema tributario progresivo donde quienes más ganan contribuyan más, auditaremos la deuda pública; reordenamiento territorial en función del recurso hídrico como base de la vida.

Formulación de planes y programas de atención a la demanda social de viviendas, desafectar suelo urbano (zonas de recepción del crecimiento poblacional para la construcción de viviendas social) y desarrollar infraestructuras con los servicios públicos básicos, diseño de un Plan integral de Espacios Públicos para la ciudad; defensa de la cultura como base de la identidad nacional; deporte como un derecho del pueblo, el cual se traduce en una mejor salud, en la formación de un ser humano integral, con estilos de vida saludables.

Hacer partícipe de la dirección de las instituciones gubernamentales a los funcionarios que tienen el conocimiento y la experiencia. La participación del Estado en la actividad económica es fundamental.

La propuesta del FAD surge del accionar histórico de la lucha del movimiento social. Nuestro compromiso es construir una economía para la vida, para el bien común.

SINDICALISTA