Temas Especiales

25 de Nov de 2020

Nilson A. Espino

Columnistas

El reciclaje de la basura (I)

Reciclar la basura consiste en separar los desperdicios orgánicos, los que se pudren, se fermentan y producen malos olores.

Reciclar la basura consiste en separar los desperdicios orgánicos (los que se pudren, se fermentan y producen malos olores), de los desperdicios secos inorgánicos. Se ha comprobado que los desperdicios orgánicos, como las sobras de comida y de hortalizas y frutas, representan el 50 % de la basura doméstica. El otro 50 % son productos reciclables como latas, cartones, papel, trapo, plástico y botellas.

La basura se debe reciclar donde se produce: dentro de cada hogar, comercio o industria. Eso significa separar los desperdicios en el hogar en dos bolsas diferentes. La basura orgánica en bolsas negras y la basura inorgánica preferiblemente en bolsas de color verde. Esta separación en el hogar implica que todos los miembros de la familia la deben realizar: el marido, la esposa, los hijos, la abuela y la empleada. Por lo tanto, todos deben estar adiestrados, dispuestos y conscientes del proceso antes de sacar las bolsas a la calle para que sean recogidas por la institución de aseo urbano.

De lo contrario, si la basura se mezcla y se deposita en una sola bolsa, el material reciclable se contamina, se moja y se daña, como es el caso de los papeles, cartones y trapos. En este caso solo sería recuperable parte de los desperdicios. Este trabajo de seleccionar algunos elementos de esta mezcla de desechos normalmente lo hacen en forma primitiva los pepenadores en Cerro Patacón, con el inconveniente de que estos se exponen a contraer enfermedades contagiosas y a respirar gases tóxicos.

Las dos bolsas con la basura separada se deben colocar en la parte exterior de la casa, para que sean recogidas por los recolectores de basura. La institución responsable de la recolección está en la obligación de disponer de dos tipos de camiones. El camión compactador, para recoger la bolsa negra con basura orgánica, a que a su vez es compactada dentro del vehículo y trasladada al relleno sanitario de Cerro Patacón, donde debe ser procesada. La bolsa verde con basura reciclable, en cambio, se debe recoger en camiones abiertos. Estos camiones con desperdicios reciclables deben ir a un patio o sitio donde sean depositados temporalmente, hasta que alguna empresa interesada en ciertos elementos los retiren para que sean procesados en forma industrial en alguna fábrica. Por ejemplo, las botellas irían a una fábrica de vidrios y los papeles y cartones a una fábrica de papel.

Todo esto lo que significa es que la recolección de las dos clases de basura se debe realizar en días y en horarios diferentes, con dos tipos de camiones y con distintos destinos.

El problema de colocar bolsas verdes con material reciclable en aceras y sitios públicos es que pueden ser registradas por pepenadores callejeros, que rompen las bolsas y riegan su contenido en las calles de la ciudad, lo que obligaría a las autoridades a designar inspectores que supervisen las calles para que esto no suceda. Sigue...

*EXDIRECTOR DE LA EXTINTA DIRECCIÓN METROPOLITANA DE ASEO.