26 de Feb de 2020

Fernando E. Ríos C.

Columnistas

Tales de Mileto: transición del mito a la ciencia y filosofía (I)

Correspondió a este filósofo cosmogónico, nacido entre los siglos VII y VI a.n.t.

Correspondió a este filósofo cosmogónico, nacido entre los siglos VII y VI a.n.t., ser el primero en crear una teoría en torno a los orígenes y formación del universo, al margen de toda explicación mítica. ‘En Tales vemos claramente la transición desde el mito a la ciencia y a la filosofía, y por ello conserva su carácter tradicional de iniciador de la filosofía griega'.

Considerado como uno de los siete sabios de Grecia y el fundador —según Aristóteles— de la filosofía griega y por extensión de la Occidental. Según Diógenes Laercio, Tales es el primero en recibir el nombre de sabio .

Además de filósofo, incursionó en la ingeniería, astronomía, finanzas y política. Viajó por Egipto y trajo nuevos conocimientos sobre geometría e introdujo esta ciencia en Grecia. Esos conocimientos le valieron para elaborar un sistema de triángulos semejantes, al confeccionar un método para medir la distancia de los barcos en la costa y la distancia de las naves en el mar. Descubrió el Teorema de Geometría que conserva su nombre; y por primera vez se logra la demostración de un teorema. También se le atribuye ser el primero en lograr la medida exacta del tiempo. Entre otras actividades figura la elaboración de un almanaque y la introducción de la práctica fenicia de orientación por medio de la Osa Menor en la navegación. Valiéndose de las Tablas Astronómicas Babilónicas, predijo un eclipse que —según Heródoto— se produjo al final de la guerra entre lidios y medos.

En Tales de Mileto puede verse claramente la conjunción del filósofo y el científico práctico que se dio entre los llamados presocráticos. La característica fundamental que define a estos primeros filósofos es que la conformación del pensamiento que aplican a la concepción de las cosas es, por lo general, la que por su interés activo han extraído de las cuestiones prácticas. No elucubran ni contemplan pasivamente el mundo que les rodea.

La explicación de los fenómenos reales, por lo tanto, no parte de concepciones míticas como se había hecho hasta el momento. De allí que se diga que el pensamiento presocrático es esencialmente naturalista o, dicho de otra manera, tiene como tema la naturaleza, de modo que ‘el hallazgo de una coherencia que explicase el mundo visible a la luz de la razón, es fundamental '.

Es enorme la aportación realizada por este grupo de pensadores, no solo a la filosofía, sino también a la ciencia; pues al dejar de lado los fenómenos de intervenciones sobrenaturales, se da paso en forma decisiva hacia una interpretación de la naturaleza en forma sistemática y aplicada.

Las anécdotas que a propósito de él se refieren y que pueden leerse en La vida de Tales , escrita por Diógenes Laercio, son relevantes y pintorescas. Se cuenta que cayó a un pozo mientras estaba contemplando las estrellas. También que en previsión de una escasa cosecha de olivas, almacenó gran cantidad de aceite. Tal vez estos relatos no pasan de ser historias del tipo de las que fácilmente se originan en torno a los sabios famosos. Sigue mañana...

PROFESOR DE FILOSOFÍA - UP.