Temas Especiales

25 de Feb de 2021

Mario A. Rognoni (Q.E.P.D.)

Columnistas

Atascados

Hay veces que te da la impresión de que no avanzamos. No importan las estadísticas ni los resultados de evaluaciones y estudios

Atascados
Atascados

Hay veces que te da la impresión de que no avanzamos. No importan las estadísticas ni los resultados de evaluaciones y estudios. A ti, te da la impresión de que todo está parado. Ves las noticias y te confunden más, por un lado el presidente de la República y su equipo anunciando avances, proyectos, órdenes de proceder; por otro, cierres de calles, fugas de agua que nadie arregla, ríos sin puentes para los moradores, calles desbaratadas, etcétera.

La inyección de optimismo que nos ponen todos los días los funcionarios —y en especial el presidente— no tiene efecto sobre el pesimismo que el resto de las noticias nos da. No hay duda, estamos, aparentemente atascados. El caso Mossack Fonseca no termina, todos los días salen nuevos rumores, ya nadie sabe qué es cierto, qué es falso. ¿Dijo o no el presidente que venían dos casos peores que MF y Waked? Por otro lado, Waked es sinónimo de sumisión. El embajador norteamericano ha logrado reimponerse como procónsul en nuestra nación, todos esperamos su próxima conferencia de prensa y nadie entiende todavía las supuestas soluciones que se han elaborado.

Pero el país parece tener un hermano gemelo, uno donde esperamos los resultados de nuestra selección, donde lo importante es la inauguración del nuevo juego de esclusas y otro donde la violencia campea, las fugas de agua y barriadas sin agua se multiplican, las carreteras se deterioran rápidamente, donde la canasta básica sigue volando hacia arriba.

El Gobierno parece haberse rendido. Un juez suelta 35 millones congelados a Cobranzas del Istmo, S.A., el segundo escándalo, después del PAN, más escandaloso del Gobierno anterior. Se legaliza el contrato (criticado y suspendido) de Riegos de Tonosí, se da nuevo impulso a los contratos de hospitales de IBT, se adelantan nuevamente la cadena de frío e igualmente la ciudad hospitalaria. Todo fue malo por dos años, ya vuelve a la normalidad.

Pocos dan esperanzas a la Zona Libre de Colón, ya ni hablamos de Colón Puerto Libre, más del 40 % de sus empleados despedido. La construcción empieza a atascarse, el Gobierno promete 50 000 casas en su programa Techos de Esperanzas, mientras empresarios privados prefieren suspenden por ahora proyectos.

¿Atascados? Pareciera, el Gobierno busca nuevamente legalizar extranjeros con una nueva versión de Crisol de Razas, mientras el país lentamente va cayendo en una epidemia de influenza y A (H1N1). Mientras tanto, la Asamblea Nacional parece más preocupada por su juego de poder interno que por los problemas nacionales, los partidos parecen desconocer el olímpico desprecio del pueblo por sus organizaciones y actúan como si fuese de vital importancia su reorganización. Ya el pueblo los juzgó, espera un nuevo líder, con un nuevo instrumento electoral para 2019.

¿Atascados? El Ejecutivo parece el más atascado: no nombra reemplazo a Idalia Martínez; no nombra ministro de Seguridad ni viceministro; no resuelve Barro Blanco, sino que lo mantiene en una incertidumbre falsa, donde ya están llenando la represa sin acuerdos finales. Panamá parece un país sin conducción, donde las cosas se resuelven solas.

La basura no tiene solución, solo el clamor de los medios sobre que hay que educar al pueblo, tenemos que tener cultura, pero ¿cómo resolver la basura? Pocas ideas, poca innovación, poca o nada de creatividad. Todos hablan de cómo lo hace Europa, Asia, EUA, pero no copiamos a ninguno.

No sé si estamos atascados o frustrados. Somos expertos en fiestas así en medio de todas las crisis, Barro Blanco, salud, agua, violencia, epidemias, vamos con una espectacular inauguración del tercer juego de esclusas. 10 presidentes, grandes empresarios, 20 000 invitaciones populares, 4 millones para derrochar.

Hay un refrán que dice: ‘Si hay miseria que no se note '. Sugiero un gran acuerdo nacional para que desde el domingo 26 de junio al viernes 1 de julio no se den cierres de calles ni manifestaciones contra NADA, los medios no pongan en primera plana muertes y violencia, que vayan en páginas interiores, que las televisoras obvien las policivas. No mostremos la basura por doquier en TV ni en la prensa. Vendamos un país lo mejor posible a los cientos de invitados y periodistas internacionales.

Aunque estemos atascados, que sea nuestro secreto por cuatro días, celebremos la inauguración del tercer juego de esclusas y luego volvamos a nuestra triste realidad. Los panameños nos merecemos esta tregua, sintámonos orgullosos de nuestro logro y, aunque ficticio, creamos por unos días que todo va bien.

ANALISTA POLÍTICO.