Temas Especiales

01 de Jun de 2020

Lester Sánchez

Columnistas

¿Cómo los jóvenes podemos hacer frente al cambio climático?

Esta pregunta me la he planteado muchas veces y, hasta ahora, en mi mente solo surgen pensamientos negativos

Esta pregunta me la he planteado muchas veces y, hasta ahora, en mi mente solo surgen pensamientos negativos. Sucede que la sociedad ya tiene distintos estereotipos hacia los jóvenes, desmotivando y limitando nuestra creatividad e ingenio para afrontar la realidad, como es el cambio climático; sin embargo, los jóvenes de hoy pertenecemos a una generación determinante y trascendental, pues poseemos diversos retos que definirán si habrá o no un buen mañana.

Tristemente, los jóvenes hemos sido herederos de una generación que parece que se hubiera puesto de acuerdo para destruir el medio ambiente: deforestando sin medida, malgastando el agua, contaminando los ríos y extinguiendo a las especies. Además, nos identifican como los jugadores, los chateadores , los que no tienen compromiso ni aprecio por su país. Se dice que solo estamos sumergidos en los distractores de la tecnología y no los culpo; porque es lo que muchas veces reflejamos, pero no estoy aquí, querido lector, para hablar y hablar de las distintas debilidades que tenemos, sino del cambio que un joven puede hacer.

Como representante de la juventud, considero que las palabras claves son: compromiso, responsabilidad y acción. Los jóvenes debemos hacer un alto a las terribles acciones que se han convertido en modelos para muchos de nosotros, no seguir con esos patrones y detener a quienes insisten en promover la autodestrucción, detener esto es responsabilidad de todos.

Siendo joven escucho a diario la siguiente frase: ‘Los jóvenes son el futuro del país' y no pienso así, más bien ‘somos el presente', pues, este es el momento de asumir el compromiso de resarcir el daño de nuestros ascendentes.

El cambio climático es un flagelo provocado en su totalidad por el hombre, y es precisamente el hombre quien puede reflexionar sobre sus acciones y gestionar un nuevo comienzo. Somos nosotros, los jóvenes, los que hemos nacido en este precioso momento histórico para dejar de ser hijos de nuestro pasado e iniciar a ser padres de mejores días en el tema del cambio climático.

El amor a la vida y el deseo de tener un futuro deben convertirse en la mayor inspiración para abandonar las retóricas y las malas costumbres, a fin de promover una generación comprometida, responsable y activa. Estos valores se pueden traducir en acciones concretas como: organización de debates juveniles a favor del medio ambiente, promover el conocimiento masivo de nuestra realidad ambiental, convertirnos en líderes enemigos de la deforestación, de la tala y de la contaminación, practicar el voluntariado, la participación social y sobre todo ser ejemplos desde nuestras casas y aclarar que desarrollo y destrucción no van de la mano. Son muchas las acciones por asumir y los jóvenes tenemos toda la fuerza para aceptar este reto.

Por eso he adquirido el compromiso con el cambio climático como un reto personal y pretendo trabajar duro el resto de vida hasta lograr mejores días para el ambiente y por ende, para nosotros. No hay que esperar espacios para luchar, hay que crearlos. ¿Qué me dices? ¿Te unes?

*FUE FINALISTA DEL CONCURSO NACIONAL DE ORATORIA EN REPRESENTANTE DE COLÓN.