Temas Especiales

22 de Oct de 2020

Pantaleón García B.

Columnistas

El lavatorio de los pies de Cristo

‘En Antón, la fiesta del Cristo de Esquipulas inicia el 6 de enero con el lavatorio de los pies del santo a las 12 del día'

El lavatorio de los pies fue instituido por Cristo para enseñarnos unos principios básicos de la vida cristiana: la humildad, la igualdad y el servicio mutuo. En Antón, la fiesta del Cristo de Esquipulas inicia el 6 de enero con el lavatorio de los pies del santo a las 12 del día. Las personas encargadas de arreglarlo para las fiestas que se avecinan lo bajan de la cruz para colocarlo en una canoa y luego limpiarles las heridas. Esa ceremonia se conoce como ‘El lavatorio de los pies del Cristo'. La señora Celestina Gaona, comenta: ‘Lo que se hace es que se coge el agua y el padre la vierte en las heridas causadas por los clavos en los pies. Luego con algodón se va secando suavemente para no dañar su esmalte, que ha sido renovado y por eso hay que tratarlo con mucha delicadeza porque ya tiene más de 300 años de estar aquí en Antón'.

La maestra Armonía Pedreschi de Vargas, al referirse a esta ceremonia explica: ‘El lavado de los pies del Cristo consiste en bajar el Cristo de su altar después de la misa y realizar lo que se dice el lavado de los pies. Este acto consiste en tener al Cristo acostado y en una canoa que se le pone debajo, el padre vierte una jarra de agua en los pies'. Luego esa agua es mezclada con otra que se tiene en unos tanques y se reparte entre las personas que están presentes en la ceremonia. Por su parte, la maestra Luzmila Albáez comenta: ‘Luego esa agua que queda allí la recogen y la mezclaban con otro tipo de agua y la reparten entre las personas que van a la iglesia'. El lavatorio de los pies es una ceremonia que recuerda la humildad y el servicio hacia el prójimo que enseñó Cristo. Es también un acto de fe, como lo dijera una vez el historiador Marc Bloch.

Las entrevistadas coinciden en que hace años, la tradición era traer el agua del río, pero hoy se toma de las fuentes porque la del río está contaminada y muchas personas la utilizan, incluso, para beberla porque se tiene la creencia de que es agua bendita y, por lo tanto, es capaz de sanar a la persona que la toma, si esta está enferma. Ellas sostienen que hace años los encargados de realizar la ceremonia eran varones, pero con el pasar del tiempo, esta responsabilidad ha caído en algunas damas de la comunidad. La señora Gaona, explica: ‘Anteriormente los que atendían la imagen del Cristo eran cuatro varones humildes y una sola mujer, que era la señorita Camila Ponce, mejor conocida como Locha Ponce'.

La maestra Armonía sostiene que ‘Luego se procede a cambiarle toda su vestimenta. La corona que lleva que es de plata, se le cambia por la de oro, al igual que la cabellera y el sudario. Ese trabajo lo hacemos la maestra Milín y yo'. La educadora Milín explica que luego del lavatorio de los pies, se procede a cambiarle la corona y las potencias, al igual que el sudario que llevará el Cristo durante las novenas y la procesión de ese año. Al referirse a este tema, la señora Gaona comenta: ‘Eso ya lo hacemos tres personas que son: Milín Albáez, Armonía y mi persona. Yo me encargo de las potencias y la corona. La maestra Armonía y Milín se encargan de ponerle el sudario'. En cuanto a la peluca, la que la arregla actualmente es Milín, que se cambia de año en año y es de cabello natural.

La maestra Milín también explica el ritual que se sigue para la colocación del sudario y la peluca que lucirá el Cristo de Esquipulas durante las novenas y la procesión de ese año. Ella afirma que para peinar la cabellera se le pone gel y fijador, pero que el Cristo tiene su propia cabellera que es visible si se observa de cerca y su propio sudario, que no se observa porque está debajo del que le ponen de tela. Luego de esas ceremonias del 6 de enero, se inicia el novenario que culmina con la procesión del 15 de enero por las calles de la ciudad de Antón.

CRU DE COCLÉ.