La Estrella de Panamá
Panamá,25º

18 de Oct de 2019

Inés Esquivel

Columnistas

Salvemos el manglar

Estudios recientes demuestran que la superficie y la calidad de los humedales globalmente están en peligro

Un humedal es una zona terrestre que está temporal o permanentemente inundada, regulada por factores climáticos e interrelacionada con los seres vivos que la habitan, comprende zonas de ciénagas, esteros, marismas, pantanos, manglares.

Es una zona de gran biodiversidad que brinda suministro de agua dulce, alimentos, materiales de construcción, control de crecidas, recarga de aguas subterráneas y mitigación del cambio climático, estudios recientes demuestran que la superficie y la calidad de los humedales globalmente están en peligro.

El distrito de David, provincia de Chiriqui, cuenta con un importante humedal marino costero, los manglares del Puerto Pedregal, donde desembocan los ríos Platanal, Chiriquí Nuevo, Estero Filomena y río Chico; el área abarca 759.65 km2, incluyendo manglares, terrenos agrícolas, playas, matorrales y superficie marina.

Incluye las islas de Sevilla, Sabino, Chalapa, Sabaneta, Boquita, Los Higueros, Mono y Muerto, limita con el Refugio de Vida Silvestre y Agrícola, Playa de la Barqueta y el Parque Nacional Marino Golfo de Chiriquí.

El manglar de Pedregal es un vivero importante para abastecer las pesquerías, la conexión de sus 30 000 hectáreas de mangle con el Parque Nacional Marino Golfo favorece el desarrollo de poblaciones de especies pesqueras comerciales y otras.

De la pesquería se benefician alrededor de 200 pescadores artesanales, la recolección de conchas y crustáceos beneficia a 165 personas, de la actividad de extracción de leña y cáscara de mangle da sustento alrededor de 40 personas.

Entre 1960-70, los manglares fueron deforestados para diferentes usos, produciendo que el ecosistema del bosque de ciénaga se desequilibrara ecológicamente, consecuentemente un 70 % (pérdida) se encuentra plagado del helecho negra jorra, el cual no permite que las demás especies de árboles del manglar puedan desarrollarse.

El manejo de los desechos sólidos y aguas residuales son algunos de los problemas latentes de la comunidad, debido a la falta de mecanismos e implementaciones eficientes.

En el área circundante, las tierras son utilizadas para ganadería extensiva, cultivo de arroz y agricultura de subsistencia talando al manglar, con el subsecuente problema de las fumigaciones con plaguicidas, a esto se suma el vertido directo de los desechos líquidos/sólidos por más de 40 años del matadero de Chiriquí.

Estudios y proyectos científicos y comunitarios han permitido a la fecha la restauración de alrededor de 50 hectáreas de mangle, frente al río Platanal, capacitando alrededor de 13 familias de pescadores en diferentes actividades que permiten la restauración de este ecosistema

MiAmbiente y ARAP son las instituciones que velan por el cumplimento de normas que regulan la protección y conservación del humedal, recientemente se ha creado el Plan de Manejo del Manglar de Puerto Pedregal para sustentar su recuperación ecológica.

La comunidad se organiza en cooperativas que promueven capacitaciones en diversas áreas para garantizar la conservación de la biodiversidad del manglar y la comunidad que sustenta.

El matadero ha implementado la planta de tratamiento, con el fin de mitigar la contaminación del humedal para su recuperación. La unificación de autoridades, comunidad y científicos es primordial para salvaguardar la biodiversidad del área y acrecentar sosteniblemente su productividad.

TRABAJADORA SOCIAL, CATEDRÁTICA DE LA UNACHI.