La Estrella de Panamá
Panamá,25º

18 de Oct de 2019

Yolanda I. Crespo D.

Columnistas

‘De qué hablo cuando hablo de escribir'

En esta obra vemos al hombre excepcional, escritor universal, disciplinado, cuya obra es altamente apreciada por un gran número de lectores

Haruki Murakami (Kioto, 1949), escritor más vendido en el mundo, prestigioso, carismático, nominado varias veces al Premio Nobel de Literatura por la belleza y gran calidad de su obra literaria. Ganador del Premio Noma, el Premio Tanizaki, Premio Yomiuri, Premio Frank O'Connor, Premio Franz Kafka, Premio Jerusalén. Su abuelo fue sacerdote budista. Sus padres enseñaban literatura japonesa. Estudió literatura, teatro griego en la Universidad de Waseda. Abandonó Japón para vivir en Europa y América, regresó a Japón en 1995, tras el terremoto de Kobe, y el ataque de gas sarín que la secta Aum perpetró en el metro de Tokio. Escribió sobre ambos sucesos.

En esta obra vemos al hombre excepcional, escritor universal, disciplinado, cuya obra es altamente apreciada por un gran número de lectores. Su escritura refleja una radiografía de la sociedad moderna, la soledad, el ansia de amor. Dibuja un mundo de oscilaciones entre lo real y lo onírico, entre el gozo y la obscuridad, defiende la cultura popular.

Mantiene hábitos sanos: alimentación, ejercicios, rutina diaria le ayuda en su escritura, a mantenerse en un perfecto estado de salud, correr, montar bicicleta y natación, mantiene un cuerpo ágil como un adolescente. Comenzó a correr seriamente a los 33 años ha completados varios maratones. Todo lo que sabe a cerca de la escritura lo aprendió corriendo. Para escribir se necesitan tres facultades: talento, concentración, resistencia.

Es diferente, crea nuevos universos en novelas y cuentos, detecta aspectos de la vida cotidiana que los demás no ven. Mantiene gran originalidad y belleza. El dolor emocional es el precio que se paga por ser independiente y diferente.

Perfeccionista, trabaja incansablemente, de cinco horas diarias, es tenaz, perseverante. Tuvo un club de jazz nocturno, le fascina la música moderna, clásica y el jazz.

‘Desde el comienzo de mi carrera de escritor de obras de ficción, en 1979, he alternado con bastante constancia entre escribir novelas y escribir cuentos. Un buen día me dio por escribir mi primera novela (o algo parecido), a la que titulé Escucha la canción del viento. Con ella gané un premio concedido por una revista literaria. Escribir una o dos novelas buenas no es tan difícil, pero escribir novelas durante mucho tiempo, vivir de ello, sobrevivir como escritor, es extremadamente difícil. La experiencia nos enseña a los escritores lo duro que es seguir siendo escritor'.

‘Uno de los placeres de escribir cuentos es que no se tarda tanto tiempo en terminarlos. Generalmente me lleva alrededor de una semana dar a un cuento una forma presentable (aunque las correcciones pueden ser interminables). No es como la total entrega física y mental que se requiere durante el año o los dos años que tardas en redactar una novela. Para mí el cuento es una especie de laboratorio experimental como novelista. Mis cuentos son como sombras delicadas que he puesto en el mundo'.

Es un genio, sus diálogos, su prosa perfecta, proyectan conocimientos de psicología profunda.

Murakami representa la belleza y sabiduría del Japón.

Haruki Murakami, escritor solitario, reservado, extremadamente tímido, le incomoda hablar de su vida privada, de su visión del mundo.

‘Me parece que la mayoría de los escritores no destaca por ser personas con un punto de vista imparcial sobre las cosas y por tener un carácter apacible. Los escritores somos seres egoístas, generalmente orgullosos y competitivos'.

Traduce novelas angloamericanas. Cuando publicó Underground, le llovieron críticas despiadadas por escritores ensayistas.

Escribir una novela se puede lograr sin entrenamiento específico. ‘Basta con saber redactar correctamente. Una persona con un poco de talento escribirá una buena obra al primer intento. Escribir bien es penetrarse en la oscuridad del corazón'.

Su esposa lee, revisa sus libros. No fue un estudiante sobresaliente. Se aburría en la escuela, prefería leer, escuchar música, salir con chicas, observar gatos. No le gusta competir. Considera que el sistema educativo intenta manipular a la gente.

PSICÓLOGA, ESCRITORA Y DOCENTE UNIVERSITARIA.

MURAKAMI, HARUKI, DE QUÉ HABLO CUANDO HABLO DE ESCRIBIR, TUSQUETS EDITORES, PRIMERA EDICIÓN, ABRIL, 2017.