La Estrella de Panamá
Panamá,25º

14 de Oct de 2019

Daniel Delgado-Diamante

Columnistas

Reflexiones al final del 2018

‘[...] que inicien el nuevo año con una mayor comprensión de los objetivos [...] por alcanzar [...]'

Al terminar este año 2018 y a pocos días de iniciar el próximo, experimentamos muchas emociones y pensamientos profundos. Son momentos claves para la reflexión y la autoevaluación, para el análisis de lo vivido y la preparación de lo que deseamos sea nuestro futuro, particularmente el resultado electoral del próximo mes de mayo.

Analizar lo que hicimos bien y mal nos debe llevar a proponer cómo mejorar nuestras acciones futuras en base a lo actuado en los últimos años y a las perspectivas y planificaciones para los próximos. Ello es aplicable no solo a nivel personal y profesional, sino de la sociedad y del país en general. Solo así nos prepararemos para elegir la mejor propuesta electoral presidencial, que nos conduzca a un futuro mejor.

El año que termina se caracterizó por sucesos y eventos que conmocionaron a la opinión pública y a la sociedad en general. Los enfrentamientos entre el Gobierno y distintos grupos y organizaciones, desoyendo sus justos reclamos, dejaron huellas y heridas profundas y muchos problemas sin resolver. Los desastres naturales, los problemas políticos, económicos y sociales, también han impedido alcanzar muchos objetivos nacionales, por lo que el año que culmina no ha sido todo lo que esperábamos.

Pero más que hacer énfasis en los aspectos negativos, debemos aprovechar las experiencias acumuladas para generar motivación y cambios de actitud en los panameños sobre el rol que como ciudadanos jugamos en la democracia de nuestro país. Las soluciones a muchos de los problemas que tanto nos aquejan, comienzan por reconocer que la democracia, como forma de vida, implica la defensa de todos sus derechos, pero también exige asumir sus deberes como ciudadanos.

Al iniciar un nuevo año, con propósitos y metas por cumplir, sentimientos y valores como el amor, perdón, solidaridad, y agradecimiento, deben formar parte de nuestras acciones para con nosotros mismos y con quienes nos rodean. El pueblo panameño ha demostrado plenamente, en distintas circunstancias, poseer los atributos que lo caracterizan en momentos de crisis, donde se pueden superar las banderías políticas y partidistas, por el bien común. Eso nos enaltece y hace grandes, y nos ha permitido salir adelante aún en las más difíciles circunstancias.

Las fiestas de fin de año son momentos oportunos para pensar en las metas y objetivos que debemos lograr en este año 2019 y determinar las acciones y eventos que condicionan el éxito de esa gran tarea. Es pertinente planificar sobre nuestras fortalezas y superar nuestras debilidades. Armar una campaña sobre la base de la suma de muchas fuerzas, consultando y planificando, desde las bases hasta la dirigencia, será un factor determinante en ese futuro. También para hacer compromisos de Estado, fortalecer nuestro desempeño tanto a nivel personal como profesional, ya que, al hacerlo, estaremos garantizando su cumplimiento durante el quinquenio 2019-2024.

En un país como Panamá, donde la mala distribución de las riquezas hace más evidente las diferencias entre ricos y pobres, el establecimiento y cumplimiento de estas metas y objetivos beneficia de manera significativa a los que menos tienen.

Al iniciar de lleno el período electoral, no parece que el año 2019 será menos complicado que el actual. En este período debe prevalecer la cordura, la transparencia y la participación de todos los ciudadanos. Y sea cual sea la preferencia de los ciudadanos, a todos los niveles de elección, ello debe contribuir a fortalecer la democracia panameña, que ya cumple 30 años, aunque a algunos no les parezca o no se beneficien de ella.

Para el logro de las metas del país, debemos consensuar entre los sectores políticos, profesionales y la sociedad civil la formulación de propuestas que generen soluciones a los múltiples problemas que nos aquejan y como un medio para lograr el fortalecimiento de la democracia. Las desavenencias políticas deben dar paso a avanzar con sentido de Patria, que propugna por la paz y la armonía en las relaciones entre todos, en la búsqueda del bien común.

Finalmente, deseamos a todos nuestros lectores que culminen este año con la satisfacción del deber cumplido, viviendo el recuerdo de quien dio todo por la humanidad en la más absoluta entrega, para que sepamos acoger el ejemplo que predicó con sus actos. Y que inicien el nuevo año con una mayor comprensión de los objetivos que quedan por alcanzar, para que el mensaje del amor, que durante dos mil años venimos presenciando, quede recogido por nuestro entendimiento y haga más felices nuestras vidas.

ABOGADO