La Estrella de Panamá
Panamá,25º

18 de Oct de 2019

Ramiro Campos

Columnistas

Enseñanza - aprendizaje

Esta actividad humana por medio de la cual el hombre llega a conocer su entorno material y social

El Proceso Enseñanza Aprendizaje históricamente es concebido por diversos especialistas como un proceso que aún se presenta como complejo, por su inherencia a las características, intereses y necesidades propias del ser humano. Puesto que en el desarrollo de este proceso se presenta un conjunto de situaciones que se requiere por parte del facilitador tomar en cuenta y hacer una interrelación para que sus resultados sean óptimos, especialmente cuando en la actualidad se proyecta en el enfoque educativo basado en competencias.

Esta actividad humana por medio de la cual el hombre llega a conocer su entorno material y social, del cual es parte o elemento inseparable, comprende un complejo proceso de aprendizaje, el cual lo faculta para interactuar con los dicentes de manera lógica y dialéctica. Esta caracterización está orientada a producir o a facilitar de manera muy particular en cada individuo los conocimientos que caracterizan el denominado aprendizaje, que se denota de forma individual en actuaciones, tanto en el contexto formativo universitario como en el contexto profesional. Es importante destacar que dichas actuaciones son básicas y sustentadoras para su actual y futura formación, lo que implica de un necesario y regular desarrollo sostenido y sostenible.

Si definiéramos aprendizaje de una forma sencilla, sería como aprendemos a adquirir conocimiento no solo de tipo informativo sino formativo, y la enseñanza sería como construir conocimiento de la forma formativa e informativa a nivel superior.

En el aula se pueden utilizar varios tipos de reforzadores, como son: libros, cintas de música, videos, agendas; reforzadores de actividades, como el ordenador, el celular con aplicaciones educativas; y lo más importante, los reforzadores sociales, como un abrazo, una alabanzas (‘lo hiciste muy bien, excelente…).

Recordar que los conocimientos previos son básicos en este siglo 21, ese bagaje de experiencias que trae el alumno servirán de base a nuestra estructuración en ese aprender a desaprender.

Recordar que los nuevos aprendizajes se incorporan por asimilación, ese organizador previo servirá de puente entre lo nuevo y lo que él asimilará.

Este ejercicio cognitivo obligará al alumno, exigirá una constante actividad intelectual del sujeto, facilitará la manipulación y la experimentación.

Si visualizamos una educación relevante y significativa, sabremos que puede elevar la productividad de la mano de obra de la población, puede crear nuevas oportunidades de empleo, si durante la escolarización los estudiantes son educados y capacitados en algunos temas útiles.

Los rápidos avances tecnológicos han contribuido a un debate sobre la mejora de los niveles de habilidad de los estudiantes, en lugar de ayudarlos a desarrollar habilidades más especializadas.

Se requiere por parte de los Gobiernos un aumento al 6 % del PIB para las mejoras y estructuras de nuestro modelo de educación visualizado en unos 20 años, con personal técnico especializado, estructuras legalmente cimentadas e infraestructuras de primer mundo.

DOCTOR EN EDUCACIÓN, DOCENTE UNIVERSITARIO.