La Estrella de Panamá
Panamá,25º

15 de Oct de 2019

Avatar del Roberto Ruíz Díaz

Roberto Ruíz Díaz

Columnistas

Números y cifras electorales

‘En todas estas elecciones el comportamiento ha sido que hay un 75 % de personas que vota y un 25 % que no le interesa o nadie le ha llegado con lo que quiere oír'

En un breve repaso de las elecciones que hemos tenido en democracia, normalmente no repite al partido de Gobierno, así tenemos que, con Mireya Moscoso, después de un rejuego de candidaturas y encuestas amañadas, aun cuando Chinchorro también era Gobierno, juntos ganaban, el Gobierno perdió. El PRD, con un escuálido 33 % se impone con Ernesto Pérez Balladares (355 307 votos) a Mireya que alcanza un 29 % (310 372). Carles con Molirena obtuvo 16 % (171 194), se aplicó el divide y vencerás. PRD mete 30 legisladores, arnulfismo 14, ojo a estas cifras.

En 1999, se repite la historia con una protagonista y el partido en el poder vuelve a perder. Mireya Moscoso se alza con el 44.81 % de los votos (571 058) y Martin Torrijos, que debutaba, solo alcanza el 37.82 % (481 988). Pero a nivel legislativo Moscoso solo recibe el 38.12 % que se traduce en 24 diputados, 18 del panameñismo. En esta elección el tercero de la discordia fue Alberto Vallarino, que no cumplió el cometido de dividir.

En el año 2004, el Gobierno recibe la peor paliza de la historia reciente, especialmente el panameñismo. En esta elección gana Martin Torrijos con un 47.44 % (711 164), Partido Popular le puso solo un 4 %. Pero el candidato José Miguel Alemán solo logra un 16.39 % (245 568) y de esos el panameñismo aporta un raquítico 10.88 %. hay que recordar que entró el fenómeno de Guillermo Endara que, en un partido chico sin estructura y presencia, metió el 30.86 % (462 824 votos). A nivel legislativo, Torrijos recibe un 43.82 %, o sea, menos de lo que él sacó y José Miguel Alemán ve cómo para diputado obtienen un 33.12 %. Hubo cruce de votos donde los legisladores pidieron para ellos y no para el del Gobierno.

En el año 2009, luego de casi desaparecer en la elección pasada del 2004, aparece en escena Ricardo Martinelli. Logra arrodillar a Juan Carlos Varela para que decline a su favor y se vaya como vice y se enfrentan a la del ‘Oscuro Pasado', como diría Navarro. En esa elección Martinelli rompe y rebasa con un 60.11 % (936 644), roza el millón de votantes, mientras que Balbina Herrera cae al 37.54 % (584 931) y no logra endosarse el apoyo que recibió Torrijos. A nivel de diputados los porcentajes en ambas nóminas se mantuvieron, solo que hubo después una compradera de lealtades, con cargo al erario. Ojo, sin el panameñismo, CD igualmente ganaba viendo las cifras frías.

Ya en 2014, vemos cómo teniendo una alta popularidad el Gobierno, cae ante la melancolía del que presume es el más débil y menos malo. Se impone Juan Carlos Varela con 39.1 % (724 762), con a penas 23.5 % de apoyo para diputados, que hace que solo tenga 13 antes de impugnaciones. Por su parte, el favorito, José Domingo Arias, se tiene que conformar con un 31.4 % (581 828), pero sus diputados sacaron el 40.9 %, lo que indica que lo dejaron solo y cruzaron votos. Y por último, Juan Carlos Navarro lleva a la peor decepción partidista del PRD, al quedar relegado a último lugar, con apenas un 28.1 % (521 842); es decir, 8 % menos que Balbina, de la cual tanto se mofó.

En todas estas elecciones el comportamiento ha sido que hay un 75 % de personas que vota y un 25 % que no le interesa o nadie le ha llegado con lo que quiere oír. En cuanto a los partidos de Gobierno, el panameñismo es el que menos se recupera o logra presentar una votación similar cuando llega, que cuando salen de Gobierno. Quizás la culpa es de que los que llegan no gobiernan con ellos o mal gobiernan. El PRD es más disciplinado, aunque ha tenido muchas fugas importantes, al punto que su candidato actual no es PRD, aun cuando esté inscrito. Por su parte Cambio Democrático, con Rómulo Roux y sin Martinelli, es un velero sin vela, puede soplar todo el viento que sea y no llegará a puerto, pesa mucho el haberse apoderado de un partido estando su dueño preso. Es una cruz pesada que en cualquier momento le puede caer encima.

Así veo las cosas y así las cuento.

ABOGADO

‘En cuanto a los partidos de Gobierno, el panameñismo es el que menos se recupera [...]'