Temas Especiales

05 de Feb de 2023

  • Eduardo Fernández S.

Columnistas

No más dilaciones con el Hospital del Niño

Su utilidad, y el acierto de los visionarios que dieron origen a su construcción, está más que probada

Construido hace 60 años, el Hospital del Niño ha cumplido con creces sus fines en beneficio de la salud de la infancia y los menores panameños. Su utilidad, y el acierto de los visionarios que dieron origen a su construcción, está más que probada.

Un estudio de expertos de la Universidad Tecnológica de Panamá (UTP) concluyó que ese hospital posee una estructura enferma que desde hace 10 años demanda una urgente rehabilitación y la construcción de nuevas y más modernas instalaciones. Su ocupación está al tope. Solo entre en el 2017 y 2018 hubo un incremento de 2500 consultas especializadas.

Cada día es más difícil encontrar disponible una de sus 400 camas actuales. Únicamente en urgencias, ese centro pediátrico especializado atiende cada año más de 100 000 niños. Ingresan y son dados de alta unos 15 000 niños anualmente que acuden mayormente por resfriados comunes, diarreas y gastroenteritis de origen infeccioso, y diversos traumas.

Ante esa realidad, el Nuevo Hospital del Niño y la Maternidad del Hospital Santo Tomás, es un proyecto que la ciudadanía espera con ansias, por su importancia y el impacto directo en el bienestar de la población.

El proyecto original fue concebido en el 2013, pero no pudo licitarse y fue cancelado por reclamos de los consorcios interesados en participar. En ese momento se planeó realizar la obra en una superficie de 96 000 metros cuadrados de construcción, incluyendo 9200 metros cuadrados de urbanismo que comprendía la intervención y revaloración de los jardines del Hospital Santo Tomás. El costo de referencia, entonces, era de $260 millones.

El proyecto del 2013 fue objeto de reevaluaciones, lo que hizo que aumentara el precio de referencia. Las primeras especificaciones no incluían, por ejemplo, el 100 % del equipamiento. Tampoco consideraba que no toda la construcción es hospitalaria y no contemplaba los costos de mantenimiento.

El proyecto fue reformulado en el 2018, con una proyección más integral que consideraba la construcción del Nuevo Hospital del Niño y la Maternidad del Hospital Santo Tomás, y variaba de 96 000 metros cuadrados de construcción a 190 000 metros cuadrados, lo que no solamente duplicaba la superficie de construcción, también incrementaba la complejidad de la obra.

En el proyecto original se planeaba construir 9200 metros cuadrados de urbanismo. En el nuevo proyecto se quintuplican las obras de urbanismo con 45 000 metros cuadrados que incluyen calles y mejoramiento de infraestructuras a partir de la demolición de las existentes. Se requiere también reforzar 5500 metros cuadrados de infraestructuras en pésimo estado. La obra implica, al mismo tiempo, la construcción de 25 000 metros cuadrados de estacionamientos soterrados en tres niveles en el terreno que ocupó la antigua embajada de Estados Unidos en Panamá. El costo de referencia actual es de $558.7 millones.

Comparativamente a precios del 2012, es decir hace siete años, la Ciudad Hospitalaria estaba proyectada en un área de construcción de 219 000 metros cuadrados y a un costo de referencia de $517.5 millones.

Al hacer un análisis de costos deben tomarse en cuenta no solo la fecha del proyecto, también el alcance de los trabajos, el equipamiento médico y las facilidades tecnológicas con que se dotará la nueva obra.

El Nuevo Hospital del Niño contará con 476 camas y 14 quirófanos, mientras que la Maternidad del Hospital Santo Tomás dispondrá de 244 camas, 14 quirófanos y 30 salas de parto integral y cuidados neonatales.

Como está planificado, el nuevo proyecto no solo requiere ser ejecutado dentro de un hospital en funcionamiento, involucra, además, el reforzamiento de la estructura para la rehabilitación de los edificios existentes. Los nuevos edificios tienen consideraciones de eficiencia energética, con un sistema de fachadas dinámicas con lamas verticales, lo que equivale a colocar una especie de segunda piel a cada edificio para lograr sostenibilidad y ahorro de energía a largo plazo.

El Consorcio Acciona Construcción, S.A., de España, es el virtual ganador de la licitación para la ejecución de la obra. Esa empresa presentó una propuesta de $614.1 millones y obtuvo 88 puntos, tras la evaluación que se realizó de su oferta técnica y económica. Se impuso al consorcio Camce Hospital del Niño, de China, que había hecho una propuesta económica de $612.9 millones, pero solo logró 72 puntos, porque, de acuerdo a la comisión evaluadora, carecía de experiencia en ese tipo de proyecto. Se espera que Acciona logre oficialmente adjudicarse la obra y que los trabajos se inicien cuanto antes. Deben dejarse a un lado impugnaciones de procesos de evaluación, convertidas en práctica, tratando de descalificar a empresas ganadoras con la consecuente demora en la ejecución de obras tan necesarias como es, en este caso, el Nuevo Hospital del Niño y la Maternidad del Hospital Santo Tomás.

ECONOMISTA