Temas Especiales

28 de Nov de 2020

Miguel Ángel Ramos Estrada

Columnistas

La neutralidad de Panamá: necesidad impostergable

‘Panamá debe promulgar un estatuto de neutralidad del Canal y de [...] Panamá que aclare [...] vacíos de los Tratados de 1977 o [...] los suplante'

En 1826, Mariano Arosemena, prestante figura de las cúpulas económicas de la época, lanza la idea de que Panamá debía convertirse en un República Hanseática y que dicho proyecto tenía que tener las garantías de Reino Unido, Francia y EUA. La idea no tuvo éxito, pero lo rescatable de la misma fue que, aunque no utilizó la palabra por primera vez, planteó el tema de la neutralidad del Istmo de Panamá.

Es necesario anotar que pocos años antes, en 1815, en el Congreso de Viena acordó la neutralización de Suiza, que este país proclamara por primera vez en 1515 y que fuera sancionado por la Paz de Westfalia en 1648. Es muy probable que la idea de Mariano Arosemena se haya inspirado en el proceso suizo y también revela que estaba muy consciente del valor geoestratégico, geoeconómico y geopolítico del Istmo de Panamá.

Su hijo Justo Arosemena, aunque tampoco utilizara la palabra neutralidad, sí concibió la idea del valor geoestratégico del Istmo, pero dentro de una Colombia Federal que defendió durante toda su carrera política. En 1840, como producto de un conflicto interno en Colombia, se proclama el Estado del Istmo. liderado por Tomás Herrera y este es reconocido por EU y Costa Rica. El hecho de que en ese momento histórico EU reconociera a dicha entidad política revela que ya estaba muy consciente del valor estratégico de Panamá. Herrera junto con su equipo político deciden reincorporar a Panamá a Colombia en 1841 a cambio de una serie de promesas políticas en donde el Gobierno colombiano se compromete a conceder plena autonomía política a Panamá, pero una vez reincorporada no cumple y Herrera fue degradado y prácticamente confinado a una especie de congelamiento político.

En medio de todo esto en 1846 se firma el Tratado Mallarino - Bidlack, en donde EU se comprometió a garantizar la soberanía colombiana en el Istmo de Panamá, a cambio de privilegios de libre tránsito por el país, iniciando y estableciendo las bases del colonialismo e intervencionismo estadounidense en Panamá. Su presencia colonial se extendió hasta 1999 y su intervencionismo se mantiene hasta el presente.

Cuando en 1901 se firma el Convenio Hay - Pauncefote, en donde RU renuncia a su pretensión de construir un canal por Centroamérica, comprometiendo a EU a ejecutarlo lo más rápidamente posible. El RU le exigió a EU que en el futuro canal rigiera la Convención de Constantinopla de 1888 y que EU jamás cumplió, pero que selló la alianza estratégica entre ambos imperios contra Alemania.

La Convención de Constantinopla es un tratado internacional, firmado el 29 de octubre de 1888 por Reino Unido, Francia, Imperio alemán, Imperio ruso, Imperio otomano, Imperio austrohúngaro, España, Países Bajos y el Reino de Italia, en dicha ciudad por el que se estableció el uso libre del paso del Canal de Suez, tanto en tiempo de paz como de guerra y para todo tipo de buques, se prohibió el bloqueo del canal y la zona o área alrededor del mismo que quedaba sujeta al mismo.

En el articulado se establecía la desmilitarización del Canal de Suez y condiciones estrictas en cuanto al paso de los barcos de guerra. EU no solo no cumplió esa parte del acuerdo, sino que militarizó la Zona del Canal de Panamá y aprovechó la posición geográfica de nuestro país para su exclusivo beneficio.

Los Tratados de 1977, concernientes a la Neutralidad de Canal de Panamá, en su articulado establecen la desmilitarización del área canalera, pero, después de la invasión, EU ha firmado con Panamá una veintena de acuerdos que autoriza la presencia de personal militar en Panamá con privilegio diplomático y se utiliza al país como punto de escala para el transporte de material militar a América del Sur. Aparte de lo anterior, Panamá se incluyó en la Alianza contra el Estado Islámico y se ha integrado al Grupo de Lima. Lo anterior nos dice que resulta un contrasentido la neutralidad del Canal, pero no de la República de Panamá.

El control y administración de la Zona del Canal hasta 1979 y posteriormente de la Comisión del Canal hasta el 31 de diciembre de 1999 fue de vital importancia para EU, no solo contribuyó a su desarrollo económico en todos los ámbitos, sino que fue vital para su consolidación como potencia naval y militar para el ejercicio de su hegemonía global. Diógenes de la Rosa siempre insistió en que Panamá para EU es un punto estratégico indispensable en su estrategia global.

En estas condiciones, la aspiración de nuestra sociedad de alcanzar un Estado nacional independiente y neutral resulta inadmisible para EU y esto último es la verdadera razón de la invasión de 1989 y cuyos efectos políticos, económicos, ideológicos y culturales se sienten hasta nuestros días.

La neutralidad no es solo vital como vía para el logro de nuestra independencia, sino que es un activo indispensable para el desarrollo de nuestra economía. Suiza cuya neutralidad fuera oficializada desde 1815, ha logrado no verse inmiscuida en las guerras que asolaron ese continente, es hoy en día un centro de gran desarrollo económico, precisamente por su neutralidad. Esto último ha facilitado la estabilidad necesaria para que cuatro comunidades culturales que hablan cuatro idiomas —alemán, italiano, francés y un idioma romance— lograran mantener la unidad política de la Confederación Helvética. Otro país, Singapur, instrumenta una política de efectiva neutralidad y esa fue una de las razones para que fuera elegida como sede de la histórica reunión entre Donald Trump y Kim Jong-un en julio de 2018.

Lim Tai Wei, investigador adjunto en el Instituto de Asia Oriental de la Universidad Nacional de Singapur, señalaba para esa fecha lo siguiente: 'Como es un país neutral y objetivo, con unos principios coherentes y admirados en materia de política extranjera, así como un pequeño Estado con ninguna intención ni capacidad de dañar a otros Estados y sus intereses, Singapur cumple con los requisitos'. En Panamá muchos consideran a Singapur un modelo a seguir, pero no mencionan para nada su condición de país independiente y neutral.

La efectiva neutralidad no solo del Canal, sino de la República de Panamá es la única vía realista que tiene nuestra sociedad para su pleno desarrollo. Muchos en Panamá aplauden nuestra condición de república tutelada y llegan a afirmar que EU es nuestro aliado estratégico. Este argumento no se respalda en los hechos de nuestra historia y es insostenible desde todo punto de vista

Panamá por primera vez en su historia tiene lazos diplomáticos con todas las grandes potencias del mundo y todas son usuarias del Canal y de nuestra posición geográfica y, en medio de las tensiones geopolíticas, Panamá no puede darse el lujo de caer en la Trampa de Tucídides. Panamá no tiene aliados estratégicos, sino países usuarios del Canal y de nuestra posición geográfica.

Panamá debe promulgar un estatuto de neutralidad del Canal y de la República de Panamá que aclare las lagunas y vacíos de los Tratados de 1977 o que, en su defecto, los suplante. Esto es un problema político de gran alcance y que los proestadounidenses no acarician. Pero confiamos que, como la historia es dialéctica, la idea de la neutralidad se impondrá.

CONSULTOR ECONÓMICO.