Temas Especiales

13 de Jul de 2020

Vielka E. Broce

Columnistas

En el Día Internacional de la Mujer

Quiero extenderles un caluroso saludo, en este Día Internacional de la mujer, a quienes todos los días vemos trabajando, apoyando, amando a sus familias, a sus hijos y a la comunidad; dando así su mayor esfuerzo, porque creciendo esta crece a su vez una realidad socioeconómica mejor.

Quiero extenderles un caluroso saludo, en este Día Internacional de la mujer, a quienes todos los días vemos trabajando, apoyando, amando a sus familias, a sus hijos y a la comunidad; dando así su mayor esfuerzo, porque creciendo esta crece a su vez una realidad socioeconómica mejor.

El papel de la mujer ha cambiado a través de la historia. Una sociedad machista y patriarcal en la cual el lugar de la mujer solo estaba en la cocina, eso ha quedado atrás.

La capacidad de la mujer primero como portadora de vida, se complementa con su inteligencia y responsabilidad, a tal grado que tenemos mujeres desde abogadas a astronautas, desde campesinas a presidentas; sin embargo, a pesar de nuestra participación en todo rol social, enfrentamos diversas injusticias, tales como las del aspecto físico y el desconocimiento de nuestros valores y capacidad.

En el aspecto físico, me refiero a la violencia ejercida contra nosotras, por nuestros esposos o amigos. En todos los casos, es indigno y deprimente. La cantidad de mujeres golpeadas y asesinadas va en aumento, y hay que ponerle un alto a ello. Todo hombre posee una madre, una hermana, una hija, una abuela, que lo ha amado, así pues, cuando se ejerce violencia en contra de una mujer es violentar e irrespetar a esa madre, hermana e hija.

Reiteramos la violencia doméstica debe ser prevenida y sancionada con una actitud más firme y responsable.

En el aspecto laboral, la discriminación y los salarios bajos, en comparación con los hombres, no nos han desalentado. La responsabilidad de traer vida a este mundo, nos faculta a luchar siempre no importando ni el dolor ni la fatiga, además, por eso somos MUJERES, aún, con esas injusticias en los salarios, las mujeres producimos más.

La capacidad de pensamiento, de adaptación por nuestra parte, hace realidad la famosa frase: “Detrás de cada hombre, siempre habrá una mujer”, y ello lo digo no para desvirtuar nuestra posición, sino para explicar que en la actualidad y para siempre, la sociedad es en sí producto del alma buena, generosa, emprendedora de la mujer que es madre, esposa, compañera, hermana e hija.

MUJERES PANAMEÑAS UNIDAS EN HACER EL BIEN Y LO CORRECTO, SIGAMOS ADELANTE.

ALTO. NO MÁS VIOLENCIA CONTRA LAS MUJERES.

Docente