Temas Especiales

11 de Jul de 2020

Avatar del Genaro López

Genaro López

Columnistas

Emergencia nacional en un mundo de mercado

“Llamamos al pueblo a no caer en estado de pánico ni histeria y a seguir rigurosamente las medidas de seguridad e higiene. Juntos superaremos esta crisis”

En conferencia de prensa, en la sede de la Policía Nacional, las autoridades confirmaron oficialmente ocho casos de coronavirus, entre ellos un fallecido, el director del Colegio Monseñor Francisco Beckmann en Panamá Norte, Norato González. Otros dos docentes, se informa que están en estado delicado.

Con el primer reporte oficial, llamó la atención que en menos de 24 horas de un (1) caso se incrementó a ocho (8) casos, siendo la cifra de crecimiento más alta que se ha dado en América Latina hasta ese momento, lo que dejó duda de la capacidad de las autoridades gubernamentales para enfrentar la emergencia nacional. Al miércoles 14 de marzo se registran 14 casos.

Las dudas giran en torno a que cuando se declara el primer fallecido, como primera víctima de coronavirus fue anunciado después que se anunció el primer contagio y más de 48 horas después de ocurrido el hecho cuando la prueba supuestamente demora tres horas. Las autoridades prácticamente lo habían descartado, al igual que los otros docentes contagiados. ¿Sabremos si otros fallecieron antes? Si el profesor murió el 8 de marzo, según los epidemiólogos, el virus ya estaba en el territorio nacional a mediados de febrero, pero se permitió el carnaval. Educadores denuncian que en el Colegio Monseñor Francisco Beckmann hubo seminarios de verano para cientos de docente hasta el 14 de febrero, lo que compromete a otro tanto de la población, se ha expuesto innecesariamente a mucha gente. Por el otro lado, tampoco se justifica que se haya descartado a España como país de riesgo, la primera afectada declarada provenía de ese país.

“El manejo de esta situación hace recordar a muchos el comportamiento de otro Gobierno PRD, el 
de Martín Torrijos, en el caso del dietilenglicol en 2006, donde se ocultó información a la población”

Frente a esta situación, Frenadeso ha señalado “Compartimos la preocupación y las sospechas de amplios sectores de la población en el sentido de que el coronavirus estaba ya presente en Panamá y las autoridades estuvieron ocultando información y/o fueron incapaces de detectar a tiempo… / … Esto quedó en evidencia en la falta de controles en un país de tránsito, en no considerar a España con un alto número de contagiados como un país de alto riesgo... / ... Además, en el pésimo manejo de la situación en el Colegio Monseñor Francisco Beckmann, donde si no se dan protestas el lunes 9 de marzo hoy no nos hubiéramos enterado de que el profesor murió por el COVID-19 y que hay dos docentes delicados y otros contagiados. Las clases hubieran continuado como si nada”. Nos preguntamos, ¿hay medidas en torno a los cientos de estudiantes, docentes y administrativos de ese colegio y los que tuvieron contactos con ellos?

El manejo de esta situación hace recordar a muchos el comportamiento de otro Gobierno PRD, el de Martín Torrijos, en el caso del dietilenglicol en 2006, donde se ocultó información a la población. Todavía no conocemos con exactitud la cantidad de muertos por la sustancia mortal y ahora resulta que el primer muerto por coronavirus lo venimos a conocer después de anunciarse el primer caso.

¿Será el único fallecido? Exigimos que se hable con la verdad al pueblo y se oriente debidamente.

Después de presiones, el Gobierno anunció la suspensión de clases a nivel nacional, la cancelación de ferias y cabalgatas, instancias como el Tribunal Electoral anunciaron la reducción de sus servicios, municipios y gremios están tomando sus propias decisiones; sin embargo, se aprecian abarrotamientos en supermercados, farmacias y centros hospitalarios. ¿Se ha perdido el control?

Por el otro lado, mientras gremios de la salud, como Amoacss, denuncian que no cuentan con el instrumental necesario, “no hay mascarillas ni batas para atender a pacientes con coronavirus”, el pueblo vive la especulación de empresarios inescrupulosos que lucran con la tragedia, aseguradoras que dicen que no cubrirán costos del coronavirus de ser declarada epidemia y el desabastecimiento de insumos necesarios para enfrentar el virus. Esto es la salud librada al mercado, que ha venido imponiendo el neoliberalismo.

Llamamos al pueblo a no caer en estado de pánico ni histeria y a seguir rigurosamente las medidas de seguridad e higiene. Juntos superaremos esta crisis.

Secretario general de Conusi-Frenadeso.