Temas Especiales

15 de Jul de 2020

Julio César Caicedo Mendieta.

Columnistas

Por ahora, sin viajadera gubernamental

Los viajes frecuentes y esporádicos de los funcionarios con suerte y poder en Panamá se convirtieron en temas virales y rutinarios en los últimos Gobiernos.

Los viajes frecuentes y esporádicos de los funcionarios con suerte y poder en Panamá se convirtieron en temas virales y rutinarios en los últimos Gobiernos. Casi nunca informan sobre esas mudanzas, pero igual, se han gastado sin escrúpulos parte de la plata de la zona, otros réditos que produce el Canal, las fortunas de los impuestos directos e indirectos, además de parte de los caudales del ITBM.

Esa acumulación de millas que ya es costumbre en nuestro país, se da generalmente para asistir a congresos “matatiempo” de los cuales no presentan cuentas ni resultados que ni Ud. ni yo sepamos. Todos esos viajes los ha frenado, por el momento, la orden enérgica de la peste que nos acomete.

Calamidad que, por suerte, nos dejará cosas positivas; por ejemplo, estamos seguros de que desde mayo 2020 en adelante habrá una priorización en todos los gastos e inversiones del Estado, política que evitará alzamientos parecidos a los que hay en Chile, en donde empresas corporativas extranjeras y nacionales, junto con los rabiblancos, se comen todo el plato de arroz con huevo. ¡En Panamá es peor, porque los dueños de los partidos políticos simulan ser enemigos, pero disfrutan viendo las carencias de la mayoría peleándose la migajas que ellos dejan!

Ahora pienso que sí se estudiará en serio salvar a la CSS, que será obligatorio que la CSS tenga el 20 % de las acciones de los proyectos mineros que socaban nuestro territorio. ¿O?, entre todos esos proyectos que ustedes saben tendrán que donar $450 millones anualmente, mientras se presenta un estudio convincente de cómo salvar la CSS; pues, en mis cálculos, realizados en un ábaco que me regaló el chino José de Capira, las medidas paramétricas ni volver al sistema solidario serán suficientes.

En cuanto a la pandemia en que estamos metidos, no le haga caso a ninguna persona, solo al Ministerio de Salud. En algunos medios informativos que tenemos a mano están apareciendo biólogos extranjeros y expertos en el tema de los virus informando de muchas cosas desconocidas para la mayoría de los seres humanos. Por ejemplo, que existen varias clases y familias de virus, que son seres vivos que tienen más tiempo que el hombre en la Tierra, que ellos aprovechan a otros seres vivientes como animales, insectos, plantas, agua y la misma tierra para vivir. Me impresionó una prominente científica hispano-norteamericana que participó en CNN dejando claro que podemos salir de esta pandemia que vive el mundo si actuamos como es debido. La bióloga también criticó a ciertos líderes mundiales por su irresponsabilidad en no gestionar las medidas necesarias a tiempo para controlar el ataque en esta ocasión del coronavirus.

En Panamá, no se había visto tanto miedo a la muerte desde las detonaciones de las bombas atómicas en Hiroshima y Nagasaki los días 6 y 9 de agosto de 1945, respectivamente, que ocasionaron la dimisión del Imperio japonés en la II Guerra mundial. La bomba nuclear se coronó como el primer motivo de pánico en Panamá, hasta que el 3/10/2020 (ayer nada más), que se atrevieron a destapar el secreto de Estado mejor guardado que en San Miguelito había muerto un educador por contagio viral. ¿Miren? Un bichito que ni se ve acabó para siempre con la plusvalía terrorífica de las bombas nucleares, tema que ha gastado toneladas de papel periódico y ríos de tinta por décadas en todos los diarios istmeños en donde el mayor logro científico de nuestra afortunada historia patria, no llega siquiera a cómo encabullar un trompo para que baile como DS manda. Hasta el 10 de marzo de los corrientes, aquí los temas principales eran: la posible guerra nuclear, la corrupción y la viajadera innecesaria de los funcionarios.

Economista y escritor costumbrista.