Temas Especiales

29 de May de 2020

Avatar del Jorge Luis Prosperi Ramírez

Jorge Luis Prosperi Ramírez

Columnistas

No podemos luchar contra lo que no podemos ver

En mi artículo previo sobre cuarentena señalé, que la salida de esta etapa dependerá de si el número de casos nuevos es realmente bajo.

En mi artículo previo sobre cuarentena señalé, que la salida de esta etapa dependerá de si el número de casos nuevos es realmente bajo. Subrayé que, saber esto requerirá de un seguimiento estrecho de los casos individuales, lo cual dependerá a su vez de si nuestro sistema es capaz de realizar pruebas intensas, incluso de personas sin síntomas, e identificar y hacerles pruebas a sus contactos. También afirmé que, esta búsqueda agresiva de casos y contactos ha sido utilizada con éxito en Singapur y Corea del Sur, permitiéndoles tomar decisiones tácticas sobre el movimiento público.

Veamos con más detalles lo que están llevando a cabo países como Corea del Sur, Taiwán y Hong Kong, para levantar progresivamente las restricciones, evitando el aumento de las infecciones. Pero no olvidemos que, debemos estar listos para volver a imponer restricciones drásticas si se presenta un rebrote de casos. Necesitamos pisar y soltar los frenos al distanciamiento físico, una y otra vez, hasta que lleguemos a la inmunidad de manera segura. Estos países están realizando de manera efectiva la masificación de pruebas de laboratorio para la identificación de personas positivas, el rastreo de contactos y el tratamiento riguroso. En Corea del Sur, el mantra que ha fortalecido su quehacer ha sido “No puedes luchar contra lo que no puedes ver”. Nosotros vamos por ese camino. Hemos realizado más de diez mil pruebas de laboratorio y nuestra proporción de pruebas por millón de habitantes, se asemeja a la de estos países.

De acuerdo con reciente publicación del instituto LOWN, las pruebas son la clave para ver hacia dónde se mueve el virus, cuántas personas han sido infectadas, cuántas son susceptibles de infectarse y qué pasos deben tomarse para detener la transmisión. Las pruebas de laboratorio permiten además estimar la “tasa de letalidad” o el número de personas que probablemente mueran si se infectan.

“[…] las experiencias exitosas demuestran la necesidad de invertir en
 pruebas serológicas o de “inmunidad”, que pueden mostrar si una persona 
ha sido infectada o no y ha desarrollado anticuerpos contra el COVID-19”

Corea del Sur utilizó también herramientas digitales para identificar y darle seguimiento a las personas infectadas y sus posibles contactos. Una vez que un individuo dio positivo, la autoridad de salud volvió sobre el curso de movimiento reciente del paciente para encontrar y aislar a otros que estuvieron en contacto cercano con el paciente, utilizando filmaciones de cámaras de seguridad, transacciones con tarjeta de crédito e incluso datos de GPS en los automóviles y teléfonos celulares del paciente. Nosotros no hemos llegado todavía a ese desarrollo tecnológico, pero tenemos la capacidad y los recursos para hacerlo.

Por otro lado, la clave de este aspecto del control de infecciones fue “el alto nivel de conciencia cívica y cooperación voluntaria” de los ciudadanos comunes. Ese parece ser nuestro talón de Aquiles, como lo demuestra el número creciente de ciudadanos que no cumplen con las medidas de cuarentena y son detenidos diariamente en los retenes existentes.

Por allá, y también por acá, las pruebas han permitido, una vez se identifican los pacientes, utilizar lugares (en nuestro caso hoteles) donde se puede alojar a las personas infectadas hasta que se recuperen. Esta medida tiene gran importancia, pues para aquellos que no están tan enfermos, quedarse en casa no les impedirá propagar el virus entre los miembros del hogar. No obstante, debemos reforzar la capacidad de las familias para atender a sus enfermos en casa, sin contagiarse, pues, tarde o temprano, los hoteles no serán suficientes.

Finalmente, las experiencias exitosas demuestran la necesidad de invertir en pruebas serológicas o de “inmunidad”, que pueden mostrar si una persona ha sido infectada o no y ha desarrollado anticuerpos contra el COVID-19. Aquellos que tienen, pueden regresar al trabajo de manera segura. Estas pruebas serán especialmente importantes para los centros de atención médica, que probablemente enfrentarán escasez de personal en las próximas semanas y meses.

Médico, miembro de la Comisión Asesora del Minsa para enfrentar la Epidemia del Coronavirus.