Temas Especiales

07 de May de 2021

Yoel E. González Núñez

Columnistas

Coja pausa, sea responsable

En los últimos meses, desde que inició la pandemia de la COVID-19, Panamá ha vivido grandes cambios que definitivamente trastocaron una realidad social, cultural y, por supuesto, una vida poco importa y desinteresada de algunos.

En los últimos meses, desde que inició la pandemia de la COVID-19, Panamá ha vivido grandes cambios que definitivamente trastocaron una realidad social, cultural y, por supuesto, una vida poco importa y desinteresada de algunos.

Es esta realidad, que ahora llamamos nueva “normalidad”, la que nos tiene donde estamos: desidia, irresponsabilidad y la falta de preocupación, unidas a una sociedad que lucha por sobrevivir en medio de las carencias, falta de empleo, de ingresos para suplir alimentos y pagar deudas.

Hay quienes tienen culpa de muchas cosas: expandir un virus, contagiar a familiares y extraños, sobre todo actuar primero por nuestros propios intereses y deseos, que hacer uso de la conciencia para quedarnos en casa y protegernos.

Las autoridades les piden a los ciudadanos que se queden en casa, pero si no ahorraron dinero, si viven del día a día… ¿qué van a poner en la mesa? Por otra parte, si sus trabajos les cancelaron o suspendieron los contratos, ¿cómo pagarán las deudas de luz, agua, cable, internet, casa o apartamento?, ¿cómo se cancelan esas deudas de ropa, financieras, bancos y demás?

“No solo de pan vive el hombre”, pero, si no ahorramos para tener un futuro, no tendremos futuro. Hemos confirmado en estos meses que, si no nos preocupamos por tener dónde vivir, previendo el futuro y vivimos de renta en renta, no tendremos un techo donde vivir cuando no tengamos dinero.

La responsabilidad final no es de las autoridades, usted, yo, él, ella, todos nosotros, ¿qué hacemos frente a todo lo que sucede hoy?... tenemos que cuidarnos.

Si aún no ha perdido a un ser querido con este virus, coja pausa, tome límites, quédese en casa, tiene lo que necesita, no hay fiesta, paseo o rumba que le devuelva la vida de un ser querido.

Sea responsable y valore esa vida que Dios le ha dado, lo demás lo podrá resolver en su momento, por ahora no se desespere, este es un tiempo de examinarse, revisarse como ser humano. ¡Sea responsable!

Periodista