Temas Especiales

11 de May de 2021

Avatar del Jorge Luis Macías Fonseca

Jorge Luis Macías Fonseca

Columnistas

Las fiestas patrias y la realidad

No cabe duda de que el gravísimo problema de salud pública a nivel mundial y nacional ha llevado a arbitrar fórmulas para el desarrollo de las actividades en momentos en que se dificulta la normalidad para realizarlas.

No cabe duda de que el gravísimo problema de salud pública a nivel mundial y nacional ha llevado a arbitrar fórmulas para el desarrollo de las actividades en momentos en que se dificulta la normalidad para realizarlas.

En el caso que nos ocupa, el mes de la patria, dedicado a exaltar los actos principalmente realizados el 28 de Noviembre de 1821 y el 3 de Noviembre de 1903, obligó a tímidos eventos para no dejar de rendir homenaje a la patria.

El hombre panameño nunca escatima esfuerzos para identificarse con todo aquello que diga relación con la nación, y así en todos los estratos sociales, mayormente en los populares, las redes sociales dan cuenta de las iniciativas tomadas para mantener vivo el fervor patrio.

No obstante, lo importante es señalar la sinceridad con que algunos pretenden mantener encendida la llama de la panameñidad y la falsedad con que otros enmascarados de patriotas buscan mirar a la patria con “amor”.

Enrique Mora, probado dirigente popular y nacionalista, quien fue perseguido, encarcelado y torturado por los militares durante la dura época de la dictadura, escribe en Rescate Panamá lo siguiente: “Cómo están apuñalando a mi Panamá, estos traidores vendepatria, ladrones y entreguistas… aquí no hay nada que celebrar… ¿acaso será el saqueo a los fondos públicos? Acaso celebraremos la destrucción deliberada de empresas, fuentes de empleos y traída de extranjeros por millones para suplantar al panameño, será que estaremos celebrando la impunidad ante evidentes actos de corrupción y una nulidad absoluta en cuanto a la certeza del castigo, mientras sangramos e imploramos por una justicia que jamás llegará. ¿Es esta la patria que queremos para nosotros y nuestros hijos? Campea y nos están devorando el hambre y la desesperación. ¿Es que no amamos suficiente a nuestros hijos y a nuestro Panamá? Urge tomar determinación por el Rescate de Panamá”.

Y es que a la patria se le rinde honores, se le sigue construyendo y preservando con los actos que la dignifiquen. Quienes a manifiesta mansalva y alevosía, la laceran, definitivamente, no hacen más que contribuir con su destrucción.

Cuando las políticas públicas no van en la dirección correcta para garantizar una honrosa vida a la población, cuando la gestión de Gobierno se reduce a satisfacer los intereses de mínimos sectores, cuando los recursos de todos los panameños son devoradas por quienes tienen la responsabilidad de salvaguardarlos y cuando se sigue fortaleciendo el Panamá donde “no pasa nada”, evidentemente cualquier celebración, en este sentido, no hace más que reafirmar las tesis del troglodismo muy bien elaborada y respaldada por los falsos nacionalistas.

El mes de noviembre, dedicado en su totalidad a Panamá, debe abrir espacios de reflexión para pensar sobre el país que queremos y por supuesto el que tenemos.

Hoy, la celebración de las fiestas patria nos encuentra en medios de una dura situación de salud pública, pero igual con una desesperanza por el país que no encuentra salida, porque así lo han querido quienes su único objetivo es servirse de la patria.

Docente universitario.