Temas Especiales

07 de Mar de 2021

Héctor Trujillo Flores

Columnistas

'Palo porque boga y palo porque no boga'

“Le sugerimos al Gobierno nacional que se manifieste y hable sin miedo, sin tapujos, de todas las obras que realiza; principalmente, que sus asesores se pongan los pantalones largos y sean un equipo que lo acompañe de verdad […]”

Desde niño siempre escuchaba a las personas mayores decir la frase “Palo porque boga y palo porque no boga” y en verdad no sabía a qué se referían con ese refrán; hoy siendo casi un adulto mayor entiendo perfectamente su significado, y es que precisamente está sucediendo en la actualidad cuando escuchamos por los diferentes medios de comunicación social, llámese televisión, diarios, radioemisoras y las redes sociales, a un nutrido grupo de conocidos apologistas políticos que desde tempranas horas de la mañana dedican con alma y vida su participación en el medio disponible a bombardear toda acción del Gobierno, señalar que todo anda mal, que el Gobierno está mal, no hace nada por resolver los problemas y que se están robando el dinero del pueblo, en fin una sarta de acusaciones de manera subjetiva, temerarias y sin pruebas.

Quizás para el panameño de a pie todos estos señalamientos le resultan verdaderos, toda vez que se nutre de los rumores, las bolas, del “que me dijeron”, y por supuesto, de la gran cantidad de disparates, sin comprender que el papel de los que se oponen al actual Gobierno es precisamente crear una ola de rumores sin lógica, ni sentido, pero que de tanto repetirlo nuestro compatriota se los cree, y lo peor es que estos apologistas lanzan todo tipo de acusaciones, pero nadie prueba nada, ni presenta las demandas ante el Ministerio Público.

Nuestro pueblo, que es noble y de gran corazón, es vulnerado y queda con la duda de si será verdad o será mentira, de manera que al llegar las elecciones nuevamente los opositores se sienten seguros y triunfalistas por todo el veneno e infundios que se pasaron por espacio de cinco (5) años regando contra el Gobierno actual, desconociendo los logros que este ha hecho en beneficio de los sectores populares, a sabiendas de que, con esa acción, lo que hacen es mentirle a la gente, ocultando las acciones positivas que benefician a los más necesitados. Prueba de ello es que aún se mantiene el pago de 120 a los ancianos, se están pagando las becas, tanto de educación primaria y secundaria como a los universitarios, se paga la red de oportunidades, ángel guardián está vigente, la luz esta subsidiada, el tanque de gas también fue subsidiado y otros proyectos de ayuda social como el Bono solidario y el Vale digital ahora que se vive el momento angustioso de la pandemia.

Aclaro por las dudas, que no pertenezco a ningún partido político, ni les debo favores, y mis estudios superiores los realice por esfuerzo propio; sin embargo, me motiva escribir el presente artículo hastiado de la guerra sucia de baja intensidad que mantiene al panameño en zozobra y angustias, no solo por los efectos colaterales que produce el estar sometido a la suerte de ser contagiado por el coronavirus, sino por los comentarios descalificadores que realizan los apologistas oposicionistas.

Ya empezó la campaña antivacuna, a fin de que la gente empiece a desconfiar, haciendo ataques con argumentos que no tienen fundamento, como ¿cuánto costó la vacuna?, ¿es cierto que se robaron seis millones de dólares?, ya que supuestamente se pagó y no se pagó, que las vacunas son de baja calidad, que hay mucho secretismo por lo del contrato con las farmacéuticas; en fin, se ha dicho de todo, pero nadie prueba nada. Lo cierto es que ya se siente en la gente la esperanza de ser favorecido con la vacuna y no tener miedo de contagiarse y enfrentarse con la muerte.

Cortizo se ha enfrentado a dos grandes problemas (primero el económico y segundo el de salud) y les está haciendo frente con todas las herramientas posibles a su alcance; sin embargo, eso no se dice, más bien el insano propósito de quienes lo adversan es atacarlo, a sabiendas de que es un guerrero que no ha salido huyendo de la Presidencia y, por lo que observo y analizo, no lo hará.

Le sugerimos al Gobierno nacional que se manifieste y hable sin miedo, sin tapujos, de todas las obras que realiza; principalmente, que sus asesores se pongan los pantalones largos y sean un equipo que lo acompañe de verdad y que no permitan que la diatriba, el engaño y la descalificación se apoderen de la mente de los panameños.

Llegó el momento, señor presidente, de parar a estos apologistas y aves de mal agüero, porque usted tiene la oportunidad de pasar a la historia como el mandatario que enfrentó una economía en rojo y la mortal pandemia que ningún otro presidente en Panamá haya enfrentado, ni en el siglo XX ni en los 20 años del siglo XXI. El tiempo se encargará de darle el lugar que le corresponda.

Docente universitario, profesor de Filosofía y Lógica.