Temas Especiales

06 de Mar de 2021

Tomás Salazar Rodríguez

Columnistas

Nostalgia

“Nuestros hijos aprenden observando, no escuchando nuestras prédicas. Lo que se dice acerca de los valores tiene un efecto minúsculo, comparado con el impacto que producen los actos”.

Tengo nostalgia por querer saber los Valores Éticos y Morales que utilizaron nuestros procedes de la Independencia de Panamá de España el 28 de noviembre de 1821, los de la Separación de Panamá de Colombia el 3 de noviembre de 1903, los estudiantes de la gesta del 9 enero de 1964, que llevó a la negociación y firma de los Tratados Torrijos-Carter el 7 de septiembre de 1977, que permitió la transferencia del Canal de Panamá y la salida del último soldado de las bases militares el 31 de diciembre de 1999.

¡Pienso! había un objetivo común del rescate de la soberanía y que ellos ponían en práctica los valores Éticos y Morales. Los hechos hablan más que mil palabras. Esta corriente de pensamiento fortaleció el nacionalismo, la identidad nacional, y la credibilidad de los dirigentes.

Conversando sobre el tema de los Valores Éticos y Morales con mis amistades de infancia, sobre ¿cuándo se perdieron?, ¡quedamos todos en silencio! Salieron algunas respuestas como: “Le pusimos atención al libre mercado de la globalización que cambió nuestras formas de pensar y de vivir, comenzamos a copiar modelos y hábitos foráneos, eso permitió que nos relajáramos como ciudadanos”. Entonces, perdimos el nacionalismo e identidad nacional. Además, nos enfocamos más en la parte material. Otro motivo fue: “no había otra lucha nacional y social, con la globalización se perdió nuevamente la soberanía que tantas luchas nos costó y muchas muertes nos dejó”.

El pueblo siente Nostalgia porque se perdió el respeto de la familia, que es la base de toda nación. Actualmente los Valores Éticos y Morales son usados por conveniencia. Mis padres me inculcaron que hay cosas en la vida que no se pueden negociar; que, sin tus Valores Éticos y Morales, puedes perder tu dignidad, integridad o el carácter como persona. Stven Carr Reubene, PHD, en su libro “Hijos con carácter”: Los hijos nunca han sido buenos para escuchar a sus mayores -James Baldwin-, pero tampoco han dejado jamás de imitarlos. Esta es una realidad que ningún padre o madre puede evitar. Nuestros hijos aprenden observando, no escuchando nuestras prédicas. Lo que se dice acerca de los valores tiene un efecto minúsculo, comparado con el impacto que producen los actos. Su modo de actuar, lo que usted hace, lo que es. Estas son las lecciones que enseñan a sus hijos días tras día.

Cuando salió el Decreto Ejecutivo N° 596 del lunes 17 de noviembre de 2008, “Que declara el 18 de noviembre como día nacional de los valores Éticos y Morales en Panamá”. Donde el artículo 2 señala: Exhortar a las organizaciones gubernamentales, instituciones universitarias, organizaciones docentes, padre de familia, empresa privada y sectores relacionados e interesados en la ética, a conmemorar el Día Nacional de la Ética, mediante la realización de foros, congresos, seminarios, paneles, exposiciones, firma de convenios, entre otras actividades, constituyendo una jornada de reflexión y compromiso sobre el sentido de la ética y los valores.

A pesar de que el Decreto N° 596 está vigente. Existe la percepción ciudadana de que los Valores Éticos y Morales están distorsionados. Debemos retomar nuevamente los valores del pasado que lograron nuestra soberanía nacional, pero mi Nostalgia seguirá si no hay un cambio, al poner en práctica los Valores Éticos y Morales de forma integral en nuestros hogares, en los tres Órganos del Estado, en las empresas privadas y en los ciudadanos comunes de mi Panamá.

Doctor en Ciencias Empresariales.