28 de Sep de 2021

Avatar del Maritza Mosquera de Sumich

Maritza Mosquera de Sumich

Columnistas

Estrategias de RRPP, Gobierno y COVID-19

“Toda acción de relaciones públicas está respaldada por un trabajo científico, basado en la investigación, acción, comunicación y evaluación (IACE), que garantiza el éxito […]”

Las relaciones públicas (RRPP) constituyen un aliado estratégico muy importante para mejorar la identidad e imagen corporativas de una organización. En el ámbito gubernamental son imprescindibles, debido a que las decisiones que se toman afectan a todos los/as ciudadanos/as del país. En un entorno tan cambiante como en el que vivimos y la presencia de esta pandemia, la situación se complica muchísimo más.

Cuando un Gobierno asume un liderazgo en tiempos de crisis, surgen voces de críticas, ya sean positivas, agoreras, y algunas sin voz o silenciosas. Ellas representan a los diferentes públicos o grupos de interés que se involucran con las instituciones, hay que escucharlas con detenimiento. Sin embargo, las relaciones públicas cuentan con estrategias específicas para revertir la situación. Una estrategia de relaciones públicas es un conjunto de acciones planificadas anticipadamente, cuyo objetivo es alinear los recursos y potencialidades de comunicación de una organización para el logro de sus metas y objetivos de expansión y crecimiento.

Las relaciones públicas implementan varias estrategias para lograr sus objetivos y revertir las causas del problema de comunicación. Entre estas estrategias podemos referirnos a la de apalancamiento, facilitamiento y acompañamiento, entre otras. Por ejemplo, el apalancamiento consiste en la ordenación metodológica de decisiones y recursos, encaminada a averiguar las causas subyacentes o últimas que ocasionan un determinado problema o situación que pretendemos solucionar o modificar y, una vez descubiertas, actuar sobre ellas para obtener el objetivo propuesto.

Lo primero sería definir y analizar detenidamente el problema que se pretende solucionar. Seguidamente se procede a identificar las causas. Una vez acotado el problema se realiza una indagación encaminada a descubrir los procesos que rigen el hecho o situación a que nos enfrentamos. Esto es, por debajo de las apariencias y de los síntomas, hay que adentrarse en las estructuras subyacentes y remontarse a las verdaderas causas originarias del problema.

Posteriormente, se procede a la interacción de los elementos, lo que significa averiguar cómo interactúan los distintos elementos que intervienen en el proceso y, de forma especial, cómo repercuten en la generación del problema.

Esta acción nos llevará a identificar el punto de apalancamiento, el punto crítico sobre el que debe incidir la fuerza de la acción para conseguir el objetivo previsto con el menor esfuerzo posible. Se procede a planificar la actuación idónea que produzca la activación de la “palanca” a través de un plan de acción. Finalmente, se desarrolla un sistema de seguimiento y control, el cual consiste en elaborar un sistema de seguimiento y control en el que se tracen las líneas generales de control a seguir en la fase de ejecución.

Toda acción de relaciones públicas está respaldada por un trabajo científico, basado en la investigación, acción, comunicación y evaluación (IACE), que garantiza el éxito de toda gestión empresarial y de Gobierno.

(*) La autora es catedrática de la Universidad de Panamá. Presidenta de Confiarp. Presidenta Honoraria de Apreppa. Miembro de la SGIP.