28 de Nov de 2021

Columnistas

Los guardianes

“[…] el Ministerio de la Presidencia tiene que establecer la Dirección Nacional de Desarrollo Organizacional, para que coordine y supervise, […], las instituciones”

Auditoría, auditor y Control Interno, como elementos de criterio independiente dentro de una entidad, como guardianes de revisar y evaluar los activos de la institución. Los empleados en su cargo profesional e idóneos de auditor interno, tienen que proporcionar un análisis, valorizaciones, recomendaciones, consejos o informaciones de las actividades revisadas. En materia de evaluación tienen que manifestar su opinión acerca del comportamiento de los colaboradores de la institución. De manera que, tienen que expresar la información contable, simultáneamente el cumplimiento de la efectividad operacional y los aspectos de funcionamiento de la gestión pública, en el trabajo efectuado en revisar; a) el cumplimiento con las leyes y regulaciones aplicadas; b) la eficiencia en las operaciones, y, c) la efectividad en lograr los resultados de los programas institucionales.

La auditoría administrativa (Admitoria) como herramienta, hace el estudio de los usos de los recursos de la organización, es la expresión de muchos autores de la ciencia administrativa, como auditoría operativa. La Contraloría General de la República (CGR), en el año 1995, emplea con énfasis los sistemas operacionales para sustituir la esencia o naturaleza de la administrativa, por razones obvias, conserva y mantiene la hegemonía en el escenario financiero. En el campo de la gestión pública institucional no tiene competencia, porque solo valora las operaciones contables y financieras. El Ministerio de la Presidencia, al posarse en la competencia, no toma la importancia de las observaciones de revisión y evaluación de las situaciones de gestión administrativas, presumo que lo que hace es emborricarse a través de diversas torres para ver y considerar a los bromistas; mirar con atención algunas cosas jocosas; pero observa con simpleza. Ver, mirar y observar no se escribe igual, por lo tanto, no es lo mismo. La observancia, es el cumplimiento exacto y puntual de lo que se manda a ejecutar, como ley o reglamento a las instituciones. Ya que, estas son sistemáticas. El Ministerio de la Presidencia es el responsable por las designaciones de los titulares y colaboradores en el sistema ejecutivo. Justamente tiene que, con periodicidad, la obligación de conocer la evolución y desarrollo de las organizaciones a través de las admitorias.

Las Admitorias, sus intenciones son examinar y evaluar los métodos y desempeño en todas sus áreas, y son cinco, que la CGR como rectora de la fiscalización determinó como Control Interno del sector gubernamental, asignándoles estas faena diaria a las unidades ejecutoras Auditorias Interna del sector público, estas tienen que valorar el panorama administrativo en lo apropiado objetivos y planes, políticas y procedimientos, organización, recursos exactitud y confiabilidad de los controles internos de conformidad con las disposiciones legales.

Para concluir, el Ministerio de la Presidencia tiene que establecer la Dirección Nacional de Desarrollo Organizacional, para que coordine y supervise, mediante las admitorias, las instituciones. De modo que pueda comprobar la capacidad de la gestión en todos los niveles. De no realizarla, se proyectarán los diversos y múltiples peligros potenciales, entre ellos, la corrupción.

Administrador público y CPA.

***