28 de Nov de 2021

Columnistas

Patria, poesía y modelos mentales

“Es urgente y necesario trabajar en una redefinición de los modelos mentales, comencemos con el sistema educativo que sirve de paraguas a los muchachos […]”

Como hacemos la mayoría, en este tiempo que vivimos, en cualquier esquina me pongo a leer lo que se dice en las redes sociales. Veo asuntos informativos de fuentes responsables y personajes con un alto grado de profesionalismo, independientemente de sus posiciones a favor o en contra de cualquier tema. Es la responsabilidad que un comunicador debe procurar, muy a pesar de que algunos pueden ser muy desagradables. Como señalé, hay gente interesante que hace aportes, igualmente interesantes.

Durante estos días de celebraciones, dianas, banderas y declamaciones a la patria, me llamó la atención el comentario de una dama a quien le perdí la pista después de algunas horas y no encuentro el texto original. Ella subrayaba, a mi parecer, con algo de desconsuelo, palabras más, palabras menos, que ya no existen poetas que escriban para enaltecen el sentido de pertenencia, como en los momentos más puntuales del siglo pasado. Si recuerdo bien, mencionó la poesía “Patria” de Ricardo Miró, el poema al “Cerro Ancón” de Amelia Dennis de Icaza y señaló, por ejemplo, el “Canto a la Bandera” de Gaspar Octavio Hernández.

La preocupada dama también hacía referencia a las famosas tonadas de “Marcha Panamá” de Eduardo Maduro. Yo agregaría que durante los últimos años de la lucha por la Soberanía se incorporaron las marchas “Colonia americana, No” y “Panamá Primero”, ambas de Luis Bejarano. Y, por último, al cruzar del siglo y la recuperación de la Zona del Canal, “Patria” de Rubén Blades. Dejo constancias de que sí hay artistas de todas las expresiones literarias creando en honor a la Patria; que no son tan visibles como debe ser, es tema a pendiente.

En el libro “La Quinta Disciplina” (1990), Peter Senge explica en detalle sus propuestas para que las organizaciones desarrollen su más alta capacidad, mediante la implementación de cinco disciplinas: Dominio personal, Modelos Mentales, Aprendizaje en equipo, Visión compartida y Pensamiento Sistémico. En muchas formas, estos conceptos y disciplinas, de mucho valor 30 años después, son aplicables para organizaciones, incluyendo las políticas y sociales y pueden darle forma a un pensamiento general para que una sociedad busque y encuentre sentido común a sus aspiraciones como país.

El tema de la señora que cuestionaba la falta actual en la creación de expresiones socioculturales patrióticas y expresivas, ya sea en la música o en la literatura en general, y que se masificara emotivamente como en tiempos pasados, tiene que ver con la distorsión de los “modelos mentales” en las últimas décadas. Estos cambios han sido provocados por una visión de país alejado de las aspiraciones emotivas del siglo XX. La visión actual está encaminada a crear, a lo sumo, una cultura de desarrollo tecnocrático sin fundamento sociocultural y, por otro lado, una narrativa social superficial y depreciada de la cual será difícil emerger en el futuro (Sal y perrea).

Senge discute que los modelos mentales son “supuestos hondamente arraigados, generalizaciones e imágenes de los que tenemos poca conciencia”. En el caso nuestro, los acontecimientos de deterioro social (estructural y sicológico) han incursionado en la psique del panameño común que, aunque en ocasiones se incomoda, de igual manera se envuelve con los condicionamientos psicológicos de, por ejemplo: “robo, pero hizo”, o el “¿qué hay pa' mí?” o el contenido mediático (Caso Cerrado), que no contribuye al enaltecimiento cultural de una sociedad.

El panameño ha perdido la capacidad de razonamiento crítico sobre las amenazas a su certidumbre social, evidentes en la claridad cognitiva que demostraba décadas atrás en las luchas por la soberanía nacional. Hoy, el asunto es volverse millonarios rápidamente, famosos o “influencers”. En las clases populares: la supervivencia se da en la lucha cotidiana por avanzar con dignidad o temerosos por la presente amenaza de las bandas delincuenciales. (Hablo en términos generales). Ese acondicionamiento psíquico ha sido producto de la influencia de los medios y de su visión artificial sobre las circunstancias de él o ella como individuos.

Es urgente y necesario trabajar en una redefinición de los modelos mentales, comencemos con el sistema educativo que sirve de paraguas a los muchachos que interpretan esas tonadas patrióticas de una época que fue y que hace repensarnos como Nación. La realidad nos hace añorar el pasado, en esta ocasión, la música y la poesía patriótica, como señaló la señora en su tuit.

Comunicador social.

***