Temas Especiales

24 de May de 2022

Columnistas

Fe en la educación panameña

Un nuevo reto en la educación se asoma al ambiente panameño, ya anteriormente la emergencia de salud hizo necesaria acelerar la implementación de la educación distancia, en la que los grandes protagonistas siguen siendo, por un lado, los docentes con su papel formador, los estudiantes con su autonomía y libertad para aprender y por otro lado, los padres de familia con su proactividad y creatividad para crear escenarios atractivos en los rincones de cada hogar y lograr un ambiente confortable para el proceso de enseñanza aprendizaje.

Esta modalidad a distancia dominada por pocos en Panamá, pero asumida fortuitamente por todos, ha sido un camino un tanto sinuoso; en muchas ocasiones tanto docentes como estudiantes han requerido el apoyo a nivel emocional por la frustración ante la impericia en tecnología y la gama de aplicaciones en esta materia, y hasta en lo económico por no poseer conectividad o un buen equipo para trabajar; ni hablar del apremiante proceso de aprendizaje y adecuaciones en el planteamiento pedagógico con el objetivo de adaptar los contenidos a esta nueva realidad por parte del profesorado.

A pesar de que el Covid 19 no ha dado tregua, el desafío se asumió con mucha fe, entereza y perspectiva de futuro en la educación. Esta generación no se detuvo y a pesar que este escenario sanitario evidenció muchas debilidades en zonas que aún hoy siguen siendo desfavorecidos, todos decidimos avanzar en cada punto geográfico de nuestro país.

El momento clave es este año 2022, en el que se vislumbra un gradual retorno a los espacios físicos educativos, en donde, nuevamente viviremos el intercambio plural de ideas, pero esta vez con el condimento constante de innovación y de tecnología aplicado al conocimiento. En mi humilde opinión, se atisba un perfil docente y estudiantil mejor definido, más consecuente y comprometido con la realidad que gira a su alrededor, con más creatividad, pertinencia y con una noble visión para contribuir al desarrollo de los suyos (la sociedad).

Las lecciones están aprendidas porque se vivieron en carne propia, y ahora tenemos la gran oportunidad de influir en el éxito de los estudiantes porque todos anhelan volver a sentir el calor humano en nuestras escuelas. Ahora es preciso dinamizar espacios de autoaprendizaje en la que el estudiante busque, comparta, reflexione y aplique continuamente el conocimiento. Es importante tener presente que ya no solo existe exclusivamente un recinto físico, sino también un recinto en la nube; sin embargo, esta última que se refiere a la tecnología, debe ser fortalecida para que estas plataformas, herramientas y aplicaciones lleguen con justicia a quienes también lo necesitan (áreas rurales, comarcas y zonas urbanos – marginales).

Indiscutiblemente, después de estos dos inolvidables años (2020 -2021), el rol docente no se puede percibir de la manera acostumbrada, es necesaria una actitud más abierta a los múltiples acontecimientos e información que se origina a cada minuto, por lo que es imposible pensar que exista una persona que domine todo ese conocimiento. Es menester entonces, aprender a ser un gestor de información, un buen administrador de los medios tecnológicos a su alcance y desde este nuevo binomio, dinamizar el aprendizaje de sus alumnos que, sin duda, generará nuevas posibilidades de expresión y participación.

La virtualidad llegó para quedarse y con ello dejó de lado prejuicios infundados que nos puedan hacer creer que la potente tecnología pueda desplazar o suplantar el papel de los docentes. Lo que sí se afirma con mayor vehemencia es que el profesor y maestro con dominio de nuevas tecnologías, desplazará al profesor que no tenga dicha competencia. Tal como dice el Doctor Juan Bosco Bernal, en su reciente artículo de opinión: “Contar con herramientas tecnológicas por sí mismas, no garantizan buenos aprendizajes, ¡si este medio carece de una buena orientación didáctica en el que se inserte este valioso medio y de docentes y tutores que impulsen y animen los aprendizajes significativos” …Sé que tendremos éxitos!

El autor es director y docente universitario.