Temas Especiales

29 de Jun de 2022

Columnistas

Urgen especialidades en facultades de comunicación social

Hasta el momento en Panamá ninguna facultad de comunicación oferta especialidades, salvo tres o cuatro maestrías que ya huelen a ron añejo. Y no son tan de la especialidad (...)

En un salón de sexto año de un colegio de la localidad, un grupo de estudiantes conversaban amenamente sobre sus expectativas para ingresar a las universidades locales.

---A mí me gustaría estudiar periodismo en una universidad que no sólo oferte la licenciatura sino también una especialidad inherente y al instante. Periodismo jurídico me fascina---decía Juan.

--- Bueno Juancho, soñar no cuesta nada, todos sabemos que en Panamá ninguna facultad de comunicación social ofrece estas bellezas--- ripostó Carmen, muy segura de lo que decía.

Así es. Hasta el momento en Panamá ninguna facultad de comunicación oferta especialidades, salvo tres o cuatro maestrías que ya huelen a ron añejo. Y no son tan de la especialidad sino genéricas. Hay una facultad del patio que traerá próximamente un doctorado después de más de cuarenta años de funcionamiento. ¿Doctorado primero que especialidades? Creo que primero se aprende a caminar y después a correr. Pero, ¿qué es una especialidad? Son estudios orientados a la formación de individuos capacitados para el estudio y tratamiento de  problemas específicos de un área particular de una profesión.  Estos conocimientos pueden estar referidos a una disciplina básica o a actividades específicas de una profesión concreta.

En un cada vez más competitivo mercado laboral, el estudiar una licenciatura se torna en tan sólo el primer paso de una preparación integral. Las empresas hoy en día buscan para llenar sus vacantes a profesionistas con una formación académica más allá de los estudios de licenciatura. Es por ello que, realizar estudios de posgrado otorga a quienes buscan empleo una ventaja competitiva adicional, además de la posibilidad de acceder a mejores oportunidades laborales.

Estudiar un postgrado, además de diferenciarte en el competido mundo laboral, te dota de más herramientas teóricas y prácticas con las que puedes enfrentar los retos laborales que surjan en el camino. Además, te ayuda a mantenerte actualizado en temas de cultura general, referentes a tu profesión y nuevas oportunidades laborales.

Y qué tienen que hacer nuestras facultades para que no se queden a la deriva o detrás de la ambulancia. Innovar, más nada y, sobretodo, empatizar con esa posible juventud que desea incursionar en el campo de la comunicación social y especialmente con los egresados universitarios.

Sólo para orientar, algunas especialidades en la carrera del periodismo sobresalen el turístico, agropecuario, ciberperiodismo, ambiental, internacional, cultural, económico, político, deportivo, de guerra, policial, científico, social, literario, de salud y participativo, entre muchos más.

El periodismo participativo es una de las especialidades más recientes. Tiene como principal objetivo que sea la propia sociedad la encargada de buscar la verdad por sí misma y no actuar en función de lo que otros piensen o digan. Son todo un grupo de personas los encargados de colectar la información, analizarla y cribarla con la clara intención de proporcionar información independiente, confiable y exacta.

¿Qué necesitan nuestras facultades de comunicación para salir del letargo que las consume? Primero: una reingeniería total que promueva la innovación, la creatividad y el cambio sin cortapisas y sin miramientos con la visión de ser excelente a partir del cambio que estamos viviendo en relación con la masificación y sociedad de la información como la ha denominado Manuel Castells.

Segundo, comenzar a identificar y reclutar un cuerpo de docentes capaces e idóneos, dispuestos a contribuir con el cambio estructural que claman a gritos las facultades de comunicación social. Hay que tener en cuenta que hasta hace unos años, en periodismo la especialización era un valor agregado a la formación profesional del individuo y al desarrollo de competencias específicas, hoy es una obligación inmediata del periodista, debe responder al nuevo ecosistema social en el que se encuentran las empresas periodísticas y quienes las componen. En otras palabras, el periodista moderno debe responder a las necesidades del nuevo lector, oyente y televidente. Aquí está el quid del asunto.

Periodista y docente universitario