18 de Ago de 2022

Entre Líneas

Diálogo amplio

Justas son las reclamaciones que en primera instancia propuso un grupo de docentes y que incluían la rebaja en los combustibles, las medicinas y los alimentos.

Justas son las reclamaciones que en primera instancia propuso un grupo de docentes y que incluían la rebaja en los combustibles, las medicinas y los alimentos. Pero con el transcurrir del tiempo, el diálogo entre los “dirigentes” indígenas, docentes y de la construcción, lejos de ser en pro de las iniciales reclamaciones se han convertido en un escenario politiquero, donde ahora los que "negocian" intentan imponer su ideología política. Panamá no es Venezuela ni Cuba para arropar ideologías que han fracasado en esos países. Panamá es un país que practica el capitalismo como sistema económico y la mayoría de los panameños queremos tener un país próspero, con desarrollo humano y libertad en el más amplio sentido de la palabra. Por nada del mundo queremos caer en sistemas ideológicos, donde en lugar de que los pobres asciendan a la clase media y los de clase media a la alta; los ricos y clase media sean los arrastrados a la pobreza para así decir que tenemos igualdad. Sí exigimos un verdadero libre mercado, donde no haya monopolios ni oligopolios que sangren a la sociedad, pero tampoco queremos tener un país con un modelo económico fracasado, sin esperanzas y sí con mucho pesimismo y desesperación. El diálogo debe ampliarse, en el que participen todos los sectores y no sólo un grupo interesado que añora el socialismo cubano como modelo económico. Es hora de que todos participen y no sólo el grupo que no saca ni el uno por ciento de votos en una elección el que termine decidiendo el futuro del cien por ciento de los panameños. ¡Así de simple!