La amenaza de algunas campañas con no participar del primer debate presidencial, porque el candidato a vicepresidente por el partido Realizando Metas sustituye al candidato presidencial, es de lo más absurdo que se puede escuchar. Un debate es la oportunidad que tiene un candidato de manifestar su visión del país sobre los diversos temas que son tratados. Es cierto que en el debate se presentan posiciones distintas y que pueda que otro candidato refute las ideas de sus adversarios, pero no participar porque el que representa al principal en ese debate particular es el vicepresidente, es absurdo. Quien se afecta es el candidato que no asista, ya que utiliza una excusa absurda para camuflar su deseo de no participar desde mucho antes de lo que ha ocurrido con el candidato de Realizado Metas. Por otro lado, decir que el Tribunal Electoral viola el código Electoral permitiendo que el vicepresidente sustituya al candidato presidencial como en el caso de Realizando Metas, también es absurdo. Y es que todo lo que ocurre con este caso es inédito. El código dice que el debate es de los candidatos presidenciales, pero no dice cómo proceder cuando ocurra un caso como el de Realizando Metas. A los candidatos presidenciales le es más favorable prepararse bien, hablarle a los electores con firmeza y determinación sobre los temas a tratar, que no asistir. Dar esas excusas contra la participación del vicepresidente de Realizando Metas demuestra una poca capacidad para gobernar un país. Y peor es que el TE haya suspendido los debates. ¡Así de simple!

Lo Nuevo
comments powered by Disqus