La agresividad de la Policía no tiene justificación frente a protestas. Por más que intenten denigrar el comportamiento de una joven manifestante, lo cierto es que hubo una violación a su derecho de manifestarse y si a esto se suma la irresponsable actitud de los agentes que cayeron en el más vil irrespeto, la cuestión ya lleva a concluir que es una actuación recurrente de la Policía. Paralelo a ello, las agresiones contra el periodista Bienvenido Velasco de la Agencia de Noticias EFE (maltratado físicamente) demuestran un patrón de comportamiento ante la cobertura periodística que exige firmeza y ejemplaridad en su investigación y sanciones. Aquí no caben disculpas; se necesita una acción ejemplar del Ejecutivo. La dirección de la Policía ha caído en una desconfianza ciudadana, porque mientras se le ve muy activo agrediendo manifestantes y periodistas, demuestra un pésimo trabajo con el crimen organizado. Y es que a diario se contabilizan uno, dos y tres ejecutados, lo que demuestra que los gatilleros están cuatro y cinco pasos por delante de la Policía. Señor presidente, el país reclama una acción ejemplar y usted es responsable. ¡Así de simple!

Lo Nuevo
comments powered by Disqus