• 12/06/2024 23:00
Entrelíneas

Longevidad activa

[...] la jubilación es un derecho del trabajador, no una obligación

Las transformaciones en el mundo del trabajo están siendo tan intensas y rápidas en el tiempo que, por un lado se avanza y por el otro, se recae. Por ejemplo, el edadismo comienza a cobrar fuerza. La discriminación por edad se considera como una práctica de exclusión similar al racismo, sexismo o xenofobia y lamentablemente ha permeado en nuestra sociedad. Según una encuesta realizada por Konzerta seis de cada 10 personas trabajadoras fueron discriminadas por su edad o conocen a alguien que lo fue, a pesar de cumplir con todos los requisitos y tener la experiencia necesaria para el puesto. Ante esta realidad conviene abrir las reflexiones, más allá de los datos. Es preciso fomentar la conciencia social y la importancia de que prevalezcan los méritos, las habilidades y las ganas de aportar, en vez de la edad. No se pueden tomar decisiones basadas en prejuicios de que cuando se tienen más años, las competencias son más escasas y ni siquiera se da la oportunidad de demostrar si están capacitados. Como ya lo hemos dicho en este diario: los líderes deben entender que la experiencia y la visión de la juventud debe fusionarse: las canas pesan y es un grave error desaprovechar a quien lo merece. No hay que perder de vista que las personas viven más, además quieren y pueden permanecer en el ruedo laboral. Entendamos también que es necesario incentivar la prolongación de la vida activa voluntaria: la jubilación es un derecho del trabajador, no una obligación. Que no se pierda el foco de adoptar medidas para fiscalizar y asegurar las condiciones de bienestar colectivo para todos.

Lo Nuevo
comments powered by Disqus