Temas Especiales

31 de May de 2020

Redacción Digital La Estrella

La Llorona

La llorona

Glosas de la realidad política de Panamá.

LA PLACA DEL DESPISTE

El lío que generó la placa del Lexus en el que se transportaba María del Pilar pone al descubierto todo un entramado que existe en torno a los vehículos de la Presidencia y asignados a los altos mandos del gobierno, amparados bajo el régimen de ‘placas encubiertas’.

NO HAY ENTENDIMIENTO

De una de las esquinas de la avenida México surgió el rechazo de uno de los precandidatos sobre supuestos nexos entre uno de los precandidatos y la gente de La Locura. Dicen que sobre esa alianza le pregunten a la gente del Muñeco y a un diputado con influencia en una televisora. ¿Cómo así?

FESTEJANDO

Que La Gata está de cumpleaños y según me cuentan, va a celebrarlo con los niños de San Miguelito desde las 10:00 a.m. Felicidades.

AL OÍDO DE LA ATTT

Moradores de El Carmen se quejan del conductor del colegial 558562, quien sin importar que transporta a escolares incumple toda norma de tránsito: No hace altos, desconoce la cortesía, es un altanero si se le reclama y para rematar, el bus tiene los vidrios ahumados.

RECOLECCIÓN DE CHATARRA

De 8 de la mañana a 12 mediodía, Revisalud realiza hoy un operativo de eliminación de chatarras y muebles viejos en Villa Lucre. En Nuevo Progreso, el Minsa hará lo propio desde la 6:30 de la mañana, por las denuncias de concentración de desechos sólidos.

SEMANARIO JUDICIAL

Así se llama el noticiario que informará los hechos acaecidos en los distintos tribunales. Se difunde todos los jueves de 6:00 p.m. a 6:30 p.m. a través de Radio Nacional 101 F.M. El noticiario lo dirigen Karina Calvo y Ramón Hernández.

DATO AL OÍDO

La Acodeco debería darse su vuelta por La Chorrera, porque entre los costos de medicinas en las farmacias y las consultas en las clínicas privadas, tienen a los pobres chorreranos bien jodidos.

UNA PRUEBA

Resulta que en una farmacia que está justo al lado de una clínica ubicada frente a la panadería Cesarín, el precio de una inyección ¡era de 17 dólares!; y en la clínica, con todo y la puesta del medicamento, tenía que pagar diez dólares. Un paciente fue a otra farmacia y ¿qué creen?, la inyección, con su nombre genérico, sólo le costó cinco dólares y la puesta, un dólar con 50 centavos. ¡Pela el ojo, Meilán! ... y que nadie llore