La Estrella de Panamá
Panamá,25º

12 de Nov de 2019

Redacción Digital La Estrella

La Llorona

La llorona

YEYÉS MALAPAGA. El IDAAN retoma sus cortes programados por alta morosidad. Llama la atención de todo esto es que reinicia la medida en...

YEYÉS MALAPAGA

El IDAAN retoma sus cortes programados por alta morosidad. Llama la atención de todo esto es que reinicia la medida en sectores exclusivos como Costa del Este y San Francisco, donde acumulan una deuda de más de 600 mil dólares. ¡Qué horror!

MÁS DESIDIA CIUDADANA

Son más los propietarios de vehículos que incumplen con el pago del impuesto anual de circulación de los municipios, que los que cumplen. La alcaldesa Méndez acusó ayer al Tránsito de no atender sus súplicas para que se apliquen sanciones por esto.

VUELOS INESPERADOS

Ayer, en horas de la mañana, había un movimiento inusual de un helicóptero camuflado muy cerca del hangar oficial ubicado en el Marcos A. Gelabert. Le preguntaré a Camacho qué fue lo que se perdió.

FINCA EN UN MELÓN

Nos comenta un residente del circuito 4-3 que la gente está molesta con el padrastro de la patria apodado ‘El Pony’ que se acaba de comprar una finca en Gariché valorada en más de un melón de dólares y el pueblo esperando respuestas. ¡Qué poca altura!

¿ESTA SERÁ LA VENCIDA?

Se realizan esfuerzos serios para retomar la conexión marítima entre Colón y Cartagena vía marítima. El antiguo ‘ferry’ que daba servicios turísticos y que funcionó a mediados de los 90 se extinguió por la falta de interés de los marchantes y la mala atención del operador.

¿QUIÉN SUPERVISA A LOS GAUCHOS?

Según el reporte de La Voz de la Loma de Pesé, los trabajos de ensanche de una conocida carretera azuerense, sin ser especialistas en la materia, a simple vista parece no llenar la expectativa.

NO ESTÁN EN LAS PÁGINAS AMARILLAS

Según lo dicho por Franklin, los auxiliares de enfermería -hoy en paro- por actitudes ‘infantiles’ dejaron pasar el tren de los aumentos y no fueron incluidos en el actual presupuesto ni en el del próximo año. ...y que nadie llore