Temas Especiales

30 de Jun de 2022

  • Redacción Digital La Estrella

Lector Opina

Colamarco continúa su versión

Panamá, 28 de agosto de 2009. LICENCIADO

Panamá, 28 de agosto de 2009

LICENCIADO

Ebrahim Asvat

PRESIDENTE

Diario La Estrella

Señor Asvat:

Hoy, en lo que a todas luces pareciera una campaña personal montada en mi contra, con el propósito de hacer daño, nuevamente el diario bajo su responsabilidad, despliega en primera plana, una noticia tendenciosa y falsa en cuanto a mí respecta.

Quisiera que me explicara y le pregunto: ¿Qué norma cambié en mi condición de ministro de Estado, a los efectos de autorizar la colocación de vallas en las vías?

Su respuesta no puede ser otra que: ninguna.

Me pregunto cómo pueden seguir hablando de “ secreto ” y “ contrato oculto ” si a ustedes les consta que en sus propios periódicos se publicaron los avisos de la primera convocatoria los días 13, 14 y 15 de febrero de 2006, cuando yo todavía no era ministro.

Pero como si esto fuera poco, en sus propios medios de comunicación social, se publicaron los avisos correspondientes a la segunda convocatoria los días 22, 23 y 24 de junio de 2006.

Esto demuestra que los señores Atencio y Alfaro mienten, quién sabe con qué objetivos.

¿Por qué será que la supuesta investigación de La Estrella , nunca menciona que el procedimiento de Solicitud de Oferta comenzó en enero de 2006, surtiéndose todos los trámites y las publicaciones conforme los procesos establecidos?

¿Por qué será que se han ensañado contra la administración PRD, que realizó este proceso de selección de manera abierta y con apego a las normas y pagos al Estado, mientras que no se investiga cómo se concedieron, por quince (15) años, vallas en pasos peatonales sin el pago de un centavo al Estado durante la administración Arnulfista, actualmente en el oficialismo?

Por el prestigio que tienen los periodistas en nuestro país y convencido de que la libertad de expresión debe cuidarse con el equilibrio que da la responsabilidad, espero que corrijan las tergiversaciones publicadas en mi contra por su diario.

Sin otro particular por el momento, quedo de Usted, no sin antes reiterarle que no hubiese querido tener que hacer estas aclaraciones, pero es obvio que no puedo permanecer callado ante una infamia cometida sin ninguna razón evidente. Cualquier persona con decencia hubiese hecho lo propio.

Atentamente,

Benjamín Colamarco PatiñoCIP 8-177-682, c.c.: Consejo Nacional de Periodismo, Defensoría del Pueblo