Temas Especiales

02 de Dec de 2020

Diario Impreso

Lector Opina

11 de octubre, 46 años después; segunda respuesta

Estimado Pedro Rivera: La primera pregunta ya la contesté en la publicación de La Estrella, domingo 16 de noviembre, en la sección El le...

Estimado Pedro Rivera: La primera pregunta ya la contesté en la publicación de La Estrella, domingo 16 de noviembre, en la sección El lector opina.

Tu segunda pregunta: ¿Cómo sería el Panamá de nuestro tiempo sin el proceso histórico torrijista? Si aceptamos como ley natural que todo efecto viene de una causa que lo produce, debemos tratar de conocerla, para ver sus efectos. Nuestra situación política en 1968 era similar a la de hoy. Lucha por el poder de los partidos políticos. La diferencia histórica entre los liberales y el arnulfismo consistía en que los primeros aceptaban las normas de la Constitución del 46, que Arnulfo quiso eliminar en el 51 y que desconoció en el 68, al no cumplir con el compromiso de hacerlo después de las elecciones, exigido por la fuerza militar. Se puso el poder personal sobre el constitucional. El golpe fue su consecuencia. La corriente nacionalista, con integración social, nacional, venció a la otra corriente con menor participación ciudadana.

Nuestra situación política en esa época se caracterizaba por la lucha permanente de los partidos políticos y más en las elecciones por llegar al poder. En el plano internacional no teníamos relaciones con el campo socialista ni pertenecíamos a los países no alineados. Ambos fueron fundamentales en la votación favorable del Consejo de Seguridad de la ONU, para pedir a USA un nuevo tratado que contemplara la devolución del Canal a Panamá.

Sin la fuerza generacional de unidad nacional y el apoyo internacional, fomentado por el Proceso Torrijista, difícilmente, por su accionar político-económico con nosotros desde 1903, el Gobierno de USA hubiese aceptado un tratado que contemplara entregar el Canal a un Gobierno dependiente y timorato, que era lo que teníamos.

Hubiesen aceptado un tratado con mayor participación económica; pero ellos se mantendrían con el Canal. Hoy seríamos menos libres y más dependientes

Hoy nuestra Nación exige solución a las necesidades de todos, que puede obtenerse con una revisión de nuestra Constitución, bajo el concepto de que ‘el poder emana del pueblo’, con práctica democrática e introducir las leyes que hagan real ese concepto, buscando la justicia social con un desarrollo armónico, independiente, oyendo a la Nación que formamos todos.

La unión humanista hace la fuerza en beneficio de todos.

*EXPROFESOR EN LA UTP, MIEMBRO ACTIVO DE LA SPIA, FPS. Y MIREN.