24 de Feb de 2020

Redacción Digital La Estrella

Opinión

Cómo ayudar a las personas

‘ Tengo un amigo, Esteban, que tiene muchos problemas’, me dijo la señora Claudia, lágrimas corriendo por sus mejillas, ‘y yo, yo no sé ...

‘ Tengo un amigo, Esteban, que tiene muchos problemas’, me dijo la señora Claudia, lágrimas corriendo por sus mejillas, ‘y yo, yo no sé cómo ayudarle —continuo— porque sus dificultades son muy grandes. Él confía en que puedo ayudarle, no quiero defraudarle, pero realmente no se qué hacer, no quiere hablar con nadie más, no confía en ninguna otra persona, dígame ¿qué puedo hacer?’. Pensando en el predicamento de Claudia, decidí mostrarle algunos criterios mínimos que han de tomarse en cuenta cuando uno realmente quiere ayudar a una persona. Son sencillas fórmulas de comunicación interpersonal que le permitirán a doña Claudia conocer los problemas de su amigo Esteban y orientarlo en caso de que necesite ayuda profesional.

Escuche atentamente: Las personas que tienen dificultades suelen agravar su situación si les falta alguien para compartir sus penas, sus emociones y sus pensamientos. Cuando las personas comparten sus problemas se desahogan, esto los tranquiliza, permitiéndoles pensar mejor y, como resultado, eventualmente, encuentran alternativas o respuestas para enfrentar la situación. En principio escuche todo lo que Esteban tenga que decir, con cuidado y prestando atención a los detalles. Cree un ambiente propicio para el desahogo, libre de distracciones, cálido, con suficiente intimidad y decida escuchar sin interrumpir con preguntas necias y sin aventurarse a ofrecer soluciones inmediatas. Use gestos y palabras que le den a entender a Esteban que usted le está prestando atención. Mírelo mientras habla, muéstrele que le está escuchando evitando hacer juicios de valor, anticipar a lo que trata de decir, hacer comparaciones, ofrecer consejos a priori o eliminar ciertas informaciones. Comprenda los problemas bien: procure tener una clara idea de cuál es el problema que aqueja a la Esteban, luego de escuchar con atención pregúntele acerca de sus sentimientos, cómo se explica estar en la situación en que está, qué ha hecho al respecto y cuáles son sus opciones. Ayúdele a reformular sus dificultades de manera fría y objetiva, ayúdele a tomar conciencia de cuáles emociones están involucradas en la situación, del papel que estas juegan en el conflicto y de las razones o emociones que le impiden llegar a soluciones.

Dígale que la solución generalmente toma tiempo. Es iluso esperar que un problema que se forma en un periodo de tiempo se solucione instantáneamente. Ayude a Esteban a dimensionar el problema, a decidir cuál será el primer paso y de allí como continuará, a ver con qué recursos personales y sociales cuenta y qué personas pueden asistirle. Anímele a tener paciencia, a tolerar la frustración y a ver el problema en perspectiva.

Ofrezca esperanzas: las personas que tienen problemas, como suelen tener una visión negativa o fatalista de la vida, necesitan que quien les escucha les ofrezca esperanzas y que les indique que las cosas pueden mejorar si se empeña decididamente en realizar cambios en su vida. Pero, esté atento a no dar la impresión de que subestima o menosprecia en problema de esta persona o su capacidad de razonar. No use frases como: ‘... eso no es nada’, ‘tú te preocupas por esa pend...’, ‘eso no es problema, problema es el que yo tengo’, etc. Ante todo, asegúrele a Esteban que usted confía en que con esfuerzo, dedicación, motivación y una actitud positiva puede salir fortalecido de esta situación y prepararse mejor para las cosas por venir.

Muéstreles cómo enfrentar los problemas de forma creativa. Revise con Esteban otros problemas que haya resuelto, analicen cómo llegó a esa solución y por qué esta situación es diferente. Procure que vea el problema desde diferente ángulo o perspectiva, piense creativamente qué cosas puede sustituir lo que causa el problema, con qué se puede combinar, adaptar o modificar, cómo cambiar uno o varios elementos del problema o en las actitudes de la persona o las personas implicadas. Recuerde que a veces para cambiar la realidad y sus circunstancias una persona tiene que comenzar por cambiarse a sí mismo.

En síntesis, la mejor forma de ayudar a Esteban a resolver sus problemas es orientarle a afrontar la situación de manera que pueda manejar decidida, honesta, valiente y creativamente las dificultades a las cuales se enfrenta, mientras fortalece sus destrezas personales, generando una actitud proactiva y una visión optimista de la vida. Recuerde siempre que usted no puede resolver los problemas por Esteban, que él tiene que hacer uso de sus recursos personales a fin de encontrar las soluciones más afectivas.

Si estos criterios no funcionan o lo hacen muy lentamente, si Esteban está muy afectado por la situación, si sus recursos personales son muy limitados, por el bienestar de su amigo, oriéntelo para que procure asistencia psicológica. Los psicólogos están capacitados para atender las dificultades emocionales, conductuales y los problemas existenciales de las personas con gran sentido asistencial y ético, procurando la conveniencia, seguridad y el desarrollo integral de quienes buscan sus servicios.

*MAGÍSTER EN ORIENTACIÓN EN SALUD MENTAL.