Temas Especiales

20 de Oct de 2020

Redacción Digital La Estrella

Opinión

CSS, ¿una administración comprometida?

ECONOMISTA Y EDUCADORA.. La semana pasada, médicos que laboran en el cuarto de urgencias del Complejo Metropolitano de la Caja de Segur...

ECONOMISTA Y EDUCADORA.

La semana pasada, médicos que laboran en el cuarto de urgencias del Complejo Metropolitano de la Caja de Seguro Social (CSS) protestaron en demanda por mejores condiciones de trabajo.

Manifestaron los galenos que no cuentan con implementos, equipos e insumos necesarios para brindar una atención eficaz, a los pacientes que acuden en busca de asistencia apremiante al cuarto de urgencias.

Expusieron, además, que actualmente no se cumple con lo dispuesto en el reglamento interno del hospital, el cual específica que el personal médico debe contar con condiciones de seguridad y protección que salvaguarden de contagio tanto al personal médico, como a los pacientes.

Esta situación refleja la grave condición por la que viene atravesando la CSS, hace varias administraciones. Escenario que pareciera no tener cambio favorable durante la actual administración, muy por el contrario, todo apunta a que se agudiza más.

Durante los últimos quinquenios, se observa un gradual deterioro en la CSS, producto de las malas prácticas administrativas de quienes la han dirigido. Hemos expuesto la necesidad de que la CSS funcione sin ingerencia política del gobierno, toda vez que la misma es patrimonio de quienes cotizamos.

Es tiempo de que quienes gobiernan dejen de utilizar a la CSS como botín para resolver compromisos político, colocando copartidarios, amigos o parientes en puestos donde debieran nombrar personal calificado en materia de administración de salud, primordialmente hospitalaria, en procura de resolver la cantidad de anomalías por la que atraviesan los usuarios al acudir en busca de servicios médicos.

Es imperdonable que, por falta de instrumentos quirúrgicos, equipos u otro tipo de utensilios elementales como: guantes, hilo de sutura, indispensables para la atención de pacientes (en complejos hospitalarios y fundamentalmente en cuartos de urgencias), se produzcan demoras y hasta muertes innecesarias, en condiciones deplorables, como las sufridas por pacientes en los pasillos del cuarto de urgencias de la CSS.

Quizás, gran parte del problema de la CSS radica en que atiende aproximadamente 3,000,000 de usuarios, de los cuales sólo 800,000 personas cotizan. La diferencia corresponde a beneficiarios, cuya responsabilidad de atención médica corresponde al Estado, a través de hospitales y centros de salud.

A este hecho se añaden las elevadas sumas de dinero que adeudan algunos patronos, entre ellos el propio gobierno, limitando la condición financiera de la CSS. Escenario que históricamente ha sido resuelto mediante condonación de deuda a morosos compinches del gobierno de turno, lesionando el patrimonio de la Caja. Adicional a los millones de dólares destinados a la externalización.

Imposible olvidar que tanto el pasado gobierno con la reforma a la Ley 51 de la CSS, como el presidente Martinelli al seleccionar su administrador, argumentaron mayor eficiencia para resolver las demandas de los asegurados, expectativas que no han cumplido.

Este contexto evidencia, en gran medida, el porqué de las deficiencias para atender a los asegurados. Ahora, de acuerdo a la Ley 68 de 2003, solo resta la destitución de jerarcas de la CSS y el Ministerio de Salud.

Urge una administración comprometida y efectiva que actúe con transparencia a beneficio de los asegurados.