Temas Especiales

30 de Nov de 2020

Redacción Digital La Estrella

Opinión

Vida que Olvida de Justo Arroyo

Una de las novelas más bellas que he leído es Vida que Olvida, obra maestra de Justo Arroyo, príncipe de las letras panameñas.

Una de las novelas más bellas que he leído es Vida que Olvida, obra maestra de Justo Arroyo, príncipe de las letras panameñas.

Arroyo, galardonado nueve veces con el Premio Ricardo Miró, es nuestro más destacado escritor. Ha viajado por todo el mundo, fue embajador en Colombia, recibió el Premio Centroamericano de Cuento Rogelio Sinán, el Premio César Candanedo y tres de sus novelas (Semana sin viernes, Sin principio ni fin y Vida que olvida), se están llevando al cine en producciones ecuatorianas y panameñas.

Cuentos suyos aparecen en antologías mundiales. Seymour Menton, en su afamada antología El cuento hispanoamericano seleccionó La pregunta, del libro Héroes a medio tiempo, como una de las cuatro nuevas inclusiones.

Vida que olvida inicia hacia 1885 en el patíbulo de Pedro Prestan, acusado de quemar Colón. Enfrentarse a un cónsul gringo fue la causa real del ajusticiamiento del héroe, quien al morir pide entreguen su corazón a su esposa, lo que se cumplió.

El escenario cubre la historia de Panamá desde departamento de Colombia hasta República independiente, a través de la saga de la familia de Pedro Regalado, rubio jurista bogotano de ojos azules casado con una cartagenera, Antonia, belleza de ébano.

Después de diez años de matrimonio llega Martina, fea, dominante, con un cuerpo que se llenará de cicatrices. Luego nace Nicolasa, protegida por Martina.

Pedro Regalado, quien no acepta la separación, planea asesinar al presidente norteamericano, Theodore Roosevelt y al panameño Amador Guerrero.

Martina se va a vivir con Rosendo, un estibador que la golpeaba, la tenía como sirvienta hasta cuando ella le propina a su vez una salvaje golpiza.

A los cincuenta años Antonia queda embarazada simultáneamente a Martina, pero Rosendo mata a su mujer el día que da a luz a su hijo.

Pedro Regalado descubre que Rosendo huyó a Portobelo. Allá lo persigue, dispuesto a matarlo en media procesión pero le perdona la vida.

Antonia tiene una bella hija, Aminta. Pero su progresivo deterioro, incluyendo la caída de dientes, le hace perder el interés de su esposo.

Prototipo de la buena esposa, afincada en el Colón que amaba no obstante ser sólo un manojo de casas proyectadas desde el ferrocarril construido por los norteamericanos a finales del XIX. Se vivía inseguridad, los lotes los alquilaba la compañía del Ferrocarril y abundaban las riñas, los abaleados, los acuchillamientos y las cantinas con prostitutas.

Arroyo aborda íntimamente la problemática nacional a través de sus personajes, describe el devenir histórico, resultado de una investigación intensa y conocimientos eruditos sobre la realidad político-social de Panamá visto a la luz del tiempo y el olvido.

Como un mosaico desfilan los hechos más importantes de la época: el asesinato de líderes: Prestan, Victoriano Lorenzo, guerrillero indígena fusilado a quemarropa, el fracaso del canal francés, la Guerra de los Mil Días, la Separación de Panamá de Colombia, el silver role y el gold role, la lucha inquilinaria, la invasión de Costa Rica, la inauguración del Canal de Panamá, el incidente de la tajada de sandía, las riñas entre panameños y norteamericanos, las indemnizaciones a los gringos cuando se metían con panameñas o hacían trastadas, el racismo , la corrupción de las clases gobernantes, el nacionalismo surgente, la vida en Colón, las lluvias, la humedad, la ruina espiritual.

De manera magistral Arroyo se adentra en la vida de pareja, en el acoso, la violencia doméstica, la relación hombre-mujer, los amantes, esposos, el desamor, la pasión, la enfermedad, las crisis emocionales y financieras, la vejez, la soledad, el adulterio, la fidelidad, la adaptación de una familia que se convierte en ejemplar en una sociedad cambiante desde la independencia hasta medio siglo de historia republicana.

La historia, las raíces multirraciales y multiculturales de nuestra República, el mestizaje, a través de la descendencia de una pareja que vive la separación de Panamá de Colombia para convertirse en nación soberana: ésta es la historia de la familia Regalado.

PSICÓLOGA Y DOCENTE UNIVERSITARIA