Temas Especiales

25 de Nov de 2020

Redacción Digital La Estrella

Opinión

Tengo derecho a ventilar mis quejas

A juzgar por algunos comentarios sobre mi último artículo, algunas personas no se han percatado del desarrollo de los acontecimientos de...

A juzgar por algunos comentarios sobre mi último artículo, algunas personas no se han percatado del desarrollo de los acontecimientos del golpe de estado de 1968, que ha sido narrado en la publicación electrónica de mi libro ‘PANAMÁ...Veinte años después’ por la Fundación Stern de Buenos Aires y reproducido en 25 fascículos por el Diario La Estrella de Panamá, escritos por la magistral pluma de Rafael Pérez Jaramillo, en donde expongo con suficiente detalles claros el papel que tuve que jugar y otros acontecimientos que se dieron durante ese período de nuestra Historia Istmeña. No tengo ningún interés en ser un individuo famoso, pero pienso que es un deber como ciudadano, relatar al público panameño la forma como se desarrollaron los hechos y dentro de ello ventilar mis quejas, ya que existen conceptos totalmente torcidos en la Historia de Panamá con relación a estos hechos y es mi deber, para el conocimiento de nuestras futuras generaciones, el de disipar creencias mal encaminadas o que por equivocación o desconocimiento, se diseminan erróneamente.

Sin embargo, aun cuando tengo la capacidad de elevar mis quejas ante lo dicho sobre el tema en varias ocasiones, muchos otros que han sido desaparecidos o asesinados, no han podido tener esa oportunidad, como es el caso del Sacerdote Héctor Gallego, quien no puede quejarse y no sabemos en dónde están su restos.

Debo repetir, que estuve tratando de publicar mi libro desde mediados de los años noventa, pero se me negó tres veces por lo sensitivo de su contenido y a principios de los años 2000, había perdido la esperanza de que saliera a la luz pública y ‘colgué los guantes,’ como se suele decir en el argot popular, hasta que me encontré con el amigo Rodolfo Vecchio, muy cercano a Alejandro Stern y entre los tres nos decidimos a publicar la versión electrónica. Decisión que tomamos por razón del costo.

Es necesario saber el origen del golpe de estado de 1968 y la forma como se desarrolló. Debo repetir también, que le hice recomendaciones al Ministro de Gobierno y Justicia, específicamente al Sr Norberto Zurita, de cómo evitar el golpe de estado, pero la Administración del Presidente Arias decidió todo lo contrario a lo que recomendé.

Y más aún, fui relevado de mi cargo como comandante de la Unidad de Panamá Viejo, por lo que quedé sin tropa y me retiré a mi casa y cuando estaba casi a punto de ponerme mis pijamas, me enteré de que el golpe de estado en contra del doctor Arias se encontraba en plena ejecución.

Tengo un documento, que confirma lo que estoy aseverando y que se encuentra adjunto a la publicación electrónica.

Aun cuando me encontraba sin mando de tropas y siendo miembro de la institución armada, no niego haber formado parte de una comisión para la formación de un nuevo gabinete y la selección del Presidente provisional, José M. Pinilla y dentro de toda esta trama, también fui ascendido.

Se emitió un documento de 10 temas, como promesas al pueblo panameño, que contemplaba dos puntos importantes: 1)- El adecentamiento de la Administración Pública y 2)-la entrega del gobierno a una Junta civil, para preparar el camino para unas elecciones limpias, pero al cabo de un año, esto no se había cumplido y por el contrario, no se pensaba cumplir.

Mientras, el tráfico de drogas aumentaba y no había manera de combatirlo por completo. Esto se convirtió en el negocio floreciente de la dictadura y está descrito lo que inicialmente encontré y discutí con otros oficiales de alto rango del momento.

Espero con esto, disipar algunas dudas con relación a la actuación que me tocó llevar a cabo durante el corto tiempo con la Junta de Gobierno y en el libro se encuentran todas mis actuaciones posteriores, inclusive mi trabajo con el BNDD (Bureau of Narcotics and Dangerous Drugs), precursor de la DEA y otros trabajos con Aduanas de USA y el FBI.

No pienso que sea necesario aclarar mayores actuaciones, pues espero poder publicar el libro en papel, para el conocimiento de todos los Panameños. Creo firmemente que el papel que me tocó jugar en toda esta parte de nuestra historia, merece ser visto bajo la lupa jurídica de nuestra leyes y poder determinar si tengo no derecho a ventilar mis quejas y de llevarlas a los Tribunales si es necesario.

CORONEL RETIRADO