Temas Especiales

04 de Mar de 2021

Redacción Digital La Estrella

Opinión

‘Cuando la prensa calla, el silencio grita’

Hace pocos días, nos enteramos de la nefasta noticia de que la suprema Corte Nacional de Justicia (CNJ) de Ecuador ratificó un fallo con...

Hace pocos días, nos enteramos de la nefasta noticia de que la suprema Corte Nacional de Justicia (CNJ) de Ecuador ratificó un fallo contra el director del periódico El Universo de ese país, Carlos Pérez, y los subdirectores César y Nicolás Pérez, demandados a raíz de un artículo de opinión, en el que, según el presidente Rafael Correa, es injuriado.

El fallo de última instancia condenó a sus tres directivos a tres años de cárcel y a pagar 40 millones de dólares, acciones que hemos sabido superan todos los ataques que ha recibido el diario en 90 años de historia, lo que es mucho decir.

Vale indicar, que la sentencia contra el exjefe de opinión Emilio Palacio, refugiado en Miami y autor del artículo que motivó el juicio, ya estaba en firme.

Pero lo más curioso de todo lo acontecido, es la celeridad con la que actuó la Corte de ese país para dictaminar la condena contra los directivos del diario.

Definitivamente que la precitada condena constituye una aberración jurídica que marca un grave precedente para el periodismo ecuatoriano, para el ejercicio pleno del derecho humano a la libertad de expresión y de opinión, y un revés para la clase periodística, no solo de ese país, sino de Latinoamérica.

Ecuador es uno de los países latinoamericanos que cuenta con un ‘andamiaje legal’ muy restrictivo para la libertad de prensa y expresión, tal y como lo ha denunciado la Sociedad Interamericana de Prensa, cuando la tendencia de los países verdaderamente democráticos es reducir las leyes a su mínima expresión, pues se cae de su peso que la presencia de las normas legales en materia de comunicación solo existen con un propósito: coartar los derechos humanos fundamentales, como lo son el derecho a la libertad de expresión, de información y de prensa.

No obstante, me llena de orgullo que mis colegas ecuatorianos han reiterado su decisión de seguir informando ‘sin claudicaciones’... y ojalá que así sea, por el bien de Ecuador y de los ecuatorianos, porque ‘cuando la prensa calla, el silencio grita’, un pregón que hicimos famoso los periodistas panameños, cuando en plena dictadura salíamos a las calles a protestar por hechos similares a los que hoy sufren los hermanos ecuatorianos.

Afortunadamente, los directivos de El Universo aun cuentan con una instancia que hasta la fecha ha demostrado una gran independencia y seriedad en los casos similares que ha manejado; se trata de la Comisión Interamericana de Derechos Humanos, donde ya los afectados han iniciado un proceso en búsqueda de que se revoque la sentencia condenatoria, que no es más que un duro golpe a la libertad de expresión... ¡qué pena!

*PERIODISTA Y ABOGADA.