Temas Especiales

21 de Sep de 2020

Redacción Digital La Estrella

Opinión

La Defensoría de los universitarios

La Defensoría de los Universitarios fue creada a través de la Ley No 24 de 2005, Orgánica de la Universidad de Panamá, y regulada por el...

La Defensoría de los Universitarios fue creada a través de la Ley No 24 de 2005, Orgánica de la Universidad de Panamá, y regulada por el nuevo Estatuto universitario que entró a regir en el 2009.

Es una figura que se encuentra contemplada en las legislaciones de muchas universidades de Estados Unidos, Latinoamérica, España y Europa. De hecho, los defensores latinoamericanos y españoles están aglutinados en la Red de Defensores, Procuradores y Titulares de Organismos de Defensores de los Derechos Universitarios (REDDU).

En nuestro país, sólo la Universidad de Panamá cuenta con la figura, lo cual es un valor agregado que juega a favor de esa institución en el proceso de acreditación universitaria.

Según disposiciones legales y estatutarias de nuestro Centro de Estudios es una unidad de carácter independiente, no sometida a mandato imperativo de ninguna autoridad u órgano de gobierno de la Universidad de Panamá. Debe velar por el respeto de los derechos de los estudiantes, profesores y administrativos. Tiene como misión contribuir a la solución consensuada de los conflictos, a fin de lograr el mejoramiento de la calidad integral del funcionamiento de la institución de educación superior.

Coadyuva al Estado de Derecho, sin sustituir los mecanismos existentes en la legislación universitaria para resolver conflictos. Vigila las actuaciones de todos aquéllos que ostentan una posición de autoridad dentro del Claustro. Atiende quejas de los universitarios y hace investigaciones de oficio.

El 22 de marzo pasado fui seleccionada por el Consejo General Universitario para ejercer este cargo. El 13 de junio tomamos posesión del mismo. En el desempeño de tal posición esperamos la colaboración de las máximas autoridades universitarias, para gozar de las condiciones necesarias para llevar a cabo nuestra labor, en términos de una oficina equipada adecuadamente, de recursos humanos idóneos, de un presupuesto propio.

También requerimos de la comprensión y cooperación del resto de las autoridades, sectores gremiales y universitarios en general, pues lejos de insertarse en un ambiente confrontacional y de clientelismo, propio de la política criolla, la Defensoría requiere que vayamos forjando, en conjunto, una nueva cultura, del diálogo y la tolerancia, donde la violencia y la persecución por razones políticas sean erradicadas definitivamente como forma de resolver conflictos; así como promoviendo también una cultura de los derechos, donde éstos no están sujetos a transacciones de ninguna especie, sino que merezcan el respeto de todos, sin discriminación alguna.

*DEFENSORA DE LOS DERECHOS DE LOS UNIVERSITARIOS DE LA UP.