Temas Especiales

04 de Apr de 2020

Redacción Digital La Estrella

Opinión

Amanecer histórico

Ciframos la más genuina convicción en que, pronto, llegará al Palacio Presidencial un ilustre ciudadano, electo por abrumadora mayoría; ...

Ciframos la más genuina convicción en que, pronto, llegará al Palacio Presidencial un ilustre ciudadano, electo por abrumadora mayoría; típica avalancha de votos.

Su método de consulta, es la comunicación dialógica, es decir de doble vía, de gobernante a gobernado. Ese método profundamente democrático, permite el que se aporten ideas, críticas y autocríticas, sustentadas en el respeto entre las dialogantes. En su haber muy particular y propio de su persona, ese connotado ciudadano, es garante de una espiritualidad cautivante hacia la muchedumbre, y poseedor de un corazón, cuyo pliegue social se imbrica, se inserta, en la simpatía popular, que él mismo genera al ritmo del golpe de diapasón, vibrante de energía sonora.

Ese personaje, ese súper dirigente, ya se incubó por los senderos de la naturaleza y de la conservación. En su actuar diario, es incansable como la hormiga de montaña, que va y que viene con su carga a cuestas muy superior a su propio peso corporal. De día y de noche, la hormiga de montaña, va abriendo surcos en la tierra producto de su infatigable caminar. Su tesonero esfuerzo, se ve coronado al final de la molienda, cuando todo el enjambre vegetal es desmenuzado por la fuerza de miles de insectos obreros por su jerarquía, que producen un maravilloso hongo rico en nutrientes, que se convierte en el verdadero manjar alimenticio y medicinal para toda la colonia de hormigas.

Como faceta prioritaria y conductual hacia el gran escenario ciudadano que se ha trazado el personaje en mención, es el de lograr un gran consenso nacional. ¿Qué quiere el pueblo?, ¿qué espera de su gobernante?, ¿cómo debe comportarse con los asociados como funcionario público desde la más alta magistratura del país? ¿De cuánta sabiduría dispone, para conducirnos hacia el derrotero de un puerto seguro, donde todos alcancemos por fin la victoria, en el campo feliz de la unión? ¿Cómo obrar con verdadera justicia social, donde el que más como el que menos se den a la obediencia por el bien común? ¿Cómo solventar y salir airoso ante los grandes retos que impone la responsabilidad presidencial ante el crecido oleaje propio de la economía, la política criolla, la demanda en educación, la creciente necesidad de la población en el orden de salud igual para todos, trabajo, vivienda, seguridad ciudadana, ambiente, las relaciones internacionales, el apego a la ley y el orden?, todo ello no es más que el amplio espectro que debemos afrontar todos ante el reto del 2014.

Escojamos entonces al que presente el mejor perfil, a ese que se impregna el calzado con el barro de la necesidad, que recorre la geografía istmeña prodigando esperanzas y bendiciones por la construcción de un Nuevo Panamá, grande digna y próspera.

Como final, todas aquellas personas que ven en la naturaleza la magnificencia de la obra de Dios, por comparación amarán y protegerán al producto final de la creación el ‘hombre’. Démosle, llegado el momento, nuestro respaldo y admiración, al ilustre ciudadano que hoy se entrega al escenario más complejo en panamá, ‘la política como el arte de gobernar’, como la más pura y ferviente realidad por la entrega mística hacia una nueva nación.

*EXPLORADOR Y CONSERVACIONISTA.