26 de Sep de 2022

  • Redacción Digital La Estrella

Opinión

¿A dónde va nuestra educación?

Ya han transcurrido casi tres años desde que se nombró al frente del Ministerio de Educación a la Licenciada Lucy Molinar, recuerdo cuan...

Ya han transcurrido casi tres años desde que se nombró al frente del Ministerio de Educación a la Licenciada Lucy Molinar, recuerdo cuando un periodista de TV entrevistó al recién presidente electo Ricardo Martinelli el día después de las elecciones, mientras salía de su casa, lo primero que este periodista le preguntó fue: ‘¿Lucy Molinar ministra de Educación?’, el presidente respondió: ‘Me parece una buena persona’.

No pasaron muchos días para que este supuesto se convirtiera en realidad; la educación queda entonces en manos de una persona que viene de los medios, con la misión de reorientar el rumbo y el atraso de más de 30 años que vive el sistema educativo panameño, y que la propia ministra ha mencionado en reiteradas ocasiones.

Sus primeros proyectos consisten en darle seguimiento a un proyecto que ya había venido gestándose de gobiernos anteriores, pero que nadie, ni siquiera los pedagogos del gobierno de Martín Torrijos, se atrevió a presentar. Es así como se le da continuidad al proyecto de Transformación Curricular de la Educación Media (TCM) y, valiéndose del apoyo de la profesora Mirna de Crespo, con gran experiencia en el sistema educativo, surge el Decreto Ejecutivo N° 944 de 21 de diciembre de 2009 y publicado en la gaceta oficial N° 26436 el 29 de diciembre de 2009.

Estas son muestras de desespero por tratar de mostrar cambios desde el primer día, se desarrolló la publicidad necesaria para que el pueblo pensara que la educación realmente tomaba el camino correcto; se eliminaron ofertas académicas en 63 centros pilotos, dejando a una gran cantidad de educadores permanentes sin carga horaria o realizando otras funciones. Este proyecto no tiene relación con los incentivos que otorga el gobierno. Los incentivos —bonos, mochilas, útiles escolares, beca universal y computadoras— son parte de las promesas de campaña del presidente; por tal razón, ¿qué es lo que la trasformación curricular ha hecho? Nada, después de tres años no han podido presentar un estudio de lo que ha sucedido. La Asociación de Educadores Veragüenses presentó el primer año de gestión de la TCM un informe preliminar, y fue negativo.

La educación es la única forma en que una nación puede salir del subdesarrollo y hoy está como barco sin timón, sacudida a cada momento por los oleajes de nuevos decretos, resueltos e improvisaciones. Prueba de esto es el recientemente promulgado Decreto Ejecutivo N° 920 de 30 de octubre de 2012 y publicado en la gaceta 27154, que crea centros educativos de formación integral y en el que se establece el funcionamiento de estos centros, el perfil de los educadores y de los directivos además de sus funciones. Es decir, nuevos lineamientos que no son los que establece la Ley 47 Orgánica de Educación, es un prototipo para las llamadas escuelas modelos que cuestan 12 millones de dólares y se encuentran alrededor de otras que se están cayendo o que no poseen luz eléctrica o agua potable o sillas o tableros o que tienen problemas de desnutrición en la población estudiantil. O sea, tantas cosas por las que se debe comenzar a trabajar, ¿y qué hace el Ministerio? Improvisar. ¿Y qué hace el Ejecutivo? Firmar. ¿Por qué no ha solicitado al MEDUCA, antes de promulgar nuevos Decretos, que informe respecto al proyecto de transformación curricular? Claro, ahora lo van a casar con el 920, para decir que siguen avanzando en materia educativa.

Además del Ejecutivo existen otros cómplices silenciosos que pudieran detener estas locuras que no van a rendir frutos. Estos cómplices son los mismos funcionarios de Educación, que saben lo que sucede, pero callan, ellos están en el Ministerio, ocupando los más altos cargos, poseen amplia experiencia en el campo educativo y aún así callan; los medios que podrían jugar un papel decisivo en esto; los padres de familia y los propios docentes, que también se han convertido en autómatas, ya no pueden pensar, solo siguen lineamientos, esto es lo que les transmiten a sus estudiantes, seguir lineamientos. Qué lástima, porque también parte de la dirigencia magisterial no pudo lograr el consenso entre las bases, muchos dirigentes tocan las puertas del Ministerio pidiendo favores y han abandonado el campo de lucha que les fue encomendado, ahora dan el beneplácito a todo lo que hace la ministra, la historia y sus bases los alcanzarán algún día y reconocerán el grave error que han cometido.

Finalmente, al señor presidente y a la señora ministra, no le hagan más daño a la educación de este pueblo, les queda poco tiempo, detengan esto. La educación es una Ciencia, una Disciplina, den el paso a quien la conoce y la puede DIRIGIR.

*PROFESOR Y ACTIVISTA SOCIAL.