Temas Especiales

11 de Apr de 2021

Redacción Digital La Estrella

Opinión

Turbulencias 500 años después

La Comisión del V Centenario del Descubrimiento del Océano Pacífico realizó un particular acto el lunes 25 de febrero en las ruinas de P...

La Comisión del V Centenario del Descubrimiento del Océano Pacífico realizó un particular acto el lunes 25 de febrero en las ruinas de Panamá Viejo. Miembros de la Comisión Nacional, invitados especiales y otros no invitados, nos dimos cita esa noche para recibir el libro Vasco Núñez de Balboa y los cronistas de Indias. Algunos teníamos el interés de saludar a prominentes figuras investigadores del hecho americano, otros a ensalzar a los aventureros españoles que dejaron registro de particulares ejecutorias, otros a hacer negocios editoriales y de servicios varios. Como se dice acá y en democracia, todos tenemos derecho a todo.

Destacó entre las cosas no reseñadas por los medios, los ceviches de guandú y yuca y demás viandas —no consumidas esa noche— que fueron contratadas al Hotel Bristol, así como un espacio en el programa para que la misma empresa patrocinadora de la obra editorial tuviese mayor exposición. Quedó en tercer o cuarto plano la participación de los autores de la obra y prominentes figuras de la investigación que cruzaron el Atlántico y otros locales de extraordinaria proyección.

También tuvo el recinto, administrado por el Patronato de Panamá Viejo, espacio para dar relevancia a una organización cultural Guna, vinculada a Alberto Vallarino, accionista también del Hotel Bristol. Lo que pareció un acto oficial de conmemoración oficial de los 500 años del Mar del Sur fue un laberinto de intereses económicos patrocinado por la oficialidad que administra el sitio arqueológico de Panamá Viejo y la Comisión del V Centenario.

Nunca supe si el libro que se presentaba estaría disponible en bibliotecas públicas para que los estudiantes y la juventud de Panamá tuviese la oportunidad de entender la trascendencia del evento que congregaba, lo que sí quedó claro es que la obra estaba disponible a interesados por ciento cincuenta balboas.

Hablemos de la obra, que recoge los más importantes momentos del conquistador español, y que fue presentada por uno de sus autores, el español Luis Blas Aritio, quien describió a Balboa como ‘un conquistador más pacífico que los otros’. Declaró a agencias de prensa, que el libro ‘aporta luz a muchas cosas de Balboa’, entre ellas que ‘para España y Panamá es muy importante la figura de este señor, que se diferencia de los otros conquistadores por la enorme visión que tuvo de tratar a los indígenas de una manera más pacífica’. Dijo que la ‘única atrocidad’ que pudo haber cometido es ‘castigar la práctica de la sodomía que encontró entre algunos aborígenes de acuerdo a las leyes de la época, que la consideraban un delito’. Aritio, biólogo de formación y empresario de profesión, destacó que es ‘un libro profundo y con mucha información, científico e histórico’, acotó. Destaca conocer que Aritio es dueño de la editorial Balboa entre cuyos productos editoriales están, Parques Nacionales Españoles, Fuga en el Trópico, obras todas, incluyendo la que se presentaba esa noche, disponible en librerías y sitios de interés turístico en Panamá.

El programa de este evento oficial y de carácter editorial, no reconoció la participación y presencia de la investigadora sevillana, catedrática de Historia de América de la Universidad de Sevilla, Carmen Mena García, autora de al menos ocho obras temáticas sobre Panamá del siglo XVI, incluyendo las expediciones al Darién, semblanzas de Pedrarias Dávila, Balboa y de las ciudades de Panamá, Portobelo y Nombre Dios, incluyendo la más reciente en el 2011: El oro del Darién. Entradas y cabalgadas en la conquista de Tierra Firme (1509-1524), Sevilla, 2011.

Aristides Royo, expresidente de la República, notó la falencia y pidió disculpas a la Sra. Mena y siguió adelante destacando los seis kilos de peso de la obra que hoy daba la luz. Omar Jaén Suárez, reconocida personalidad del mundo cultural, político y científico panameño y sobre quien no justificaré participación en el evento, tampoco tuvo espacio para expresar su opinión sobre la trascendencia del evento y la relación global que el suceso de conocer el Mar del Sur suscita entre eminentes investigadores y cientistas del hecho americano. El tema académico no tuvo espacio esa noche.

Los actos con motivo del V Centenario del Descubrimiento del Pacífico arrancaron el pasado mes de octubre con la inauguración de una escultura conmemorativa en Panamá y le siguió la presentación del libro. Además, el pasado 18 de enero se presentó la restauración de la pila bautismal del descubridor del Pacífico en la localidad de Jerez de los Caballeros, cuna de Núñez de Balboa. Para quienes tienen interés en seguir este asunto, las actividades culminarán con la XXIII Cumbre Iberoamericana que se celebrará en Panamá en octubre próximo y, como dijo Cervantes, ‘Cosas veremos, amigo Sancho, que harán hablar a las piedras’.

ARQUITECTO.