Temas Especiales

21 de Apr de 2021

Redacción Digital La Estrella

Opinión

Recuperar el significado de la educación en la cultura

El tercer desafío que nos manifiesta Alejandro Landero, Doctor en Gobierno y Administración Pública en su artículo ‘FUENTES DEL CENTRO H...

El tercer desafío que nos manifiesta Alejandro Landero, Doctor en Gobierno y Administración Pública en su artículo ‘FUENTES DEL CENTRO HUMANISTA Y REFORMISTA’ es el de recuperar el significado de la educación en la cultura. En los dos artículos que antecedieron a éste detallamos sobre lo que nos indica Landero, al resaltar que requerimos recuperar la importancia de la justicia en la economía y de la ética en la política.

El autor nos dice que la cultura se encuentra reducida y empobrecida, debido a que hay un decaimiento por el interés de conocer, a pesar de las fuentes de información casi infinitas. La red del Internet en buena medida se está convirtiendo en un instrumento para el ocio improductivo o incluso para el delito. Indica que si la cultura no tiene un sentido y esfuerzo educador como lo propusieron los griegos con su noción de Paideia, entonces la cultura se convierte en una mediocridad decadente en permanente confusión, que llega incluso a sumirse en la banalidad del mal que describió de forma muy aguda Hannah Arendt.

Comparto completamente las sabias palabras del autor Landero, lo que nos lleva a otro tema cultural y educativo: la necesidad de formar demócratas. Los partidos políticos son los llamados a ser escuelas de formación política y no clubes electorales. Resalto y aplaudo la iniciativa de los Jóvenes Unidos por el Diálogo donde han promovido el voto a conciencia bajo su lema ‘Somos ciudadanos, no clientes’. El clientelismo político, a mi juicio, es el segundo peor ejemplo que se le puede dar al pueblo en especial a la juventud, después de la corrupción. Este mal solo puede ser combatido con formación política, donde se fomente la ética y los principios, y además, con el voto del pueblo a favor de programas y propuestas. Esto significaría que la política se transforme a lo que debe ser: una competencia de ideas y no de chequeras.

Formar demócratas desde jóvenes es indispensable para que hagamos un cambio cultural irreversible, donde se vea a este sistema no solo como aquel donde la mayoría toma las decisiones, si no como un sistema de pesos y contrapesos donde existe respeto a los derechos humanos, a la libertad de expresión, libertad de prensa, al Estado de Derecho, entre otros. Necesitamos inculcar a la juventud nobles causas que los motiven a interesarse en la vida pública y donde se respete el principio que lo último que debe hacer un patriota es robarle a su país.

Recordemos las palabras de Arias Calderón: ‘Por imperfecta que sea nuestra democracia, es el día en comparación con la noche. Tenemos que consolidarla y perfeccionarla. Este trabajo requiere un desarrollo de nuestra cultura cívica y política. No podemos dejar que resurja el caudillismo personalista. Necesitamos fortalecer nuestras instituciones y fortalecer nuestro Estado de Derecho. Necesitamos hacerlo descentralizando el Estado, para dar cabida a mayores iniciativas de la sociedad civil y a mayor pluralismo y participación’.

Las palabras del líder demócrata cristiano fueron quizás hace 20 años, y llama poderosamente la atención que todo lo que el mismo nos manifiesta, aún está pendiente. Hagamos un gran pacto nacional donde nuestra cultura sea a favor de la educación, las propuestas y las ideas. Que la nueva generación sea de políticos profesionales y demócratas empedernidos que sigan las sabias palabras de Emerson: ‘Quien construye sobre ideas, construye para la eternidad’. La educación en la cultura, incluyendo la cultura política, será la clave para llegar al desarrollo.

SUBSECRETARIO NACIONAL DEL PARTIDO POPULAR.