Temas Especiales

10 de Apr de 2020

Redacción Digital La Estrella

Opinión

Momentum en política

En deporte, sea el que sea, es común oír a los narradores de un evento que ‘cambió el momentun del partido, o de la pela, o de la carrer...

En deporte, sea el que sea, es común oír a los narradores de un evento que ‘cambió el momentun del partido, o de la pela, o de la carrera’. El fanático lo entiende, es tan importante el jugar bien, como lograr el dominio del evento, muchas veces inspirado por el momentum a tu favor. Es algo intangible, pero claramente identificable, el momentum. En un torneo electoral, el momentum también cuenta. Este mes, es importante para mantener el estado anímico correcto de tus seguidores, un candidato que pierde el momentum, perderá adeptos; mientras que el que logre proyectar el momentum, los ganará.

En estas elecciones, yo sigo el momentum de todos, porque para mí es importante en estos momentos frente a los meses finales de campaña. Si tomamos la Alcaldía del distrito capital, hasta este momento no hay nadie que tenga más momentum que otro, aunque el candidato del PRD, José Luis Fábrega, lidera todas las encuestas serias, nadie da fuera de opción a ninguno de los otros dos rivales principales, Roxana Méndez y José I. Blandón F. Los tres buscan imponer su momentum para lograr desprenderse del resto.

En la campaña presidencial el tema es diferente. Arias, que desde su postulación se acomodó en segundo lugar y rápidamente ha pasado a liderar todos las encuestas, aprovechó que nadie lo tomó en serio inicialmente y hasta hace pocas semanas todavía en el PRD insistían que lo bajan para poner a Martinelli de candidato, ha ido tomando momentum y ya todos lo toman muy en serio, al extremo que para una gran mayoría, individualmente, los otros candidatos no tendrían opción de derrotarlo y la opción es solo una gran alianza contra él.

Juan Carlos Varela tuvo a su favor que desde el inicio marcaba tercero, lo que hizo que muchos PRD descartaran su opción y se concentraron en atacar a Martinelli (sí, a Martinelli y no a Arias), hasta cuando empezó Varela a acercarse en las encuestas y nuevamente trató el PRD de descalificarlo, pero ahora Varela con momentum parece haberlo rebasado ya. Lo que nos lleva a la falta de momentum que tiene la campaña de Navarro en estos momentos, que lo puede llevar hasta un punto crítico. La ventaja de Navarro es la experiencia del partido PRD, que sabe sacar conejos del sombrero para reiniciar campañas. Semanas atrás vimos un esfuerzo impresionante y efectivo con el lanzamiento de ‘Camino a la Victoria’, que frenó el inicio de la caída, pero afectada negativamente por una mala decisión frente al asesinato de Messina en San Miguelito, donde el partido cayó voluntariamente en el tema, en lugar de poner distancia del mismo.

Hoy, en resumen, vemos una candidatura con más momentum, la de Arias, frente a Varela, que trae también momentum favorable, y la de Navarro que requiere una nueva ignición para reanudar en la dirección correcta. El peligro es que no todos comprenden las fechas y su importancia. Muchos ingenuos hablan que faltan seis meses para las elecciones, cierto, pero en realidad nos quedan dos meses y medio para el cierre de postulaciones a finales de Enero. No dudo que las opciones de derrotar al gobierno crecen en la medida en que se den alianzas en oposición, es más, si se logra unir a todos los opositores contra el gobierno no habría dudas del triunfo opositor. Y esa unión, tiene que darse antes de finales de enero.

Como van las cosas, creo la alianza no incluirá diputados ni alcaldías, solo la Presidencia, lo que la haría sui géneris a nuestro país. Otro problema por el tiempo, es el gran acuerdo que habría que darse para tener una alianza funcional, pero también pareciese que solo podrán acordar generalidades sin profundizar los temas. Ejemplo, comprometerse a respetar la institucionalidad del Estado, defender la separación de poderes, así como lo básico en cuanto a nombramientos sensitivos en la Procuraduría, Corte, Contraloría.

Esto todo da una gran ventaja al candidato Arias. Mientras él solo atiende su campaña, el resto tiene un pie en la campaña y un pie buscando la alianza. Arias, además, tiene una gran ayuda del Ejecutivo, el gobierno, especialmente el presidente es el pararrayos de su campaña, toda la batalla y debate de los opositores se centra en ataques a Martinelli y su gobierno, mientras Arias hace campaña sin participar de temas conflictivos.

Y hablando de temas sensitivos, la oposición cree que el tema de sobreprecios y corrupción puede afectar la campaña del candidato oficial, creo que es un desgaste más de los opositores, nuestro pueblo es muy especial, cree en las obras y no en los costos. Para empezar la gran mayoría sabe que los funcionarios electos saldrán acomodados del cargo, lo que esperan que no importe lo que se lleven, hagan obras y los ayuden en sus necesidades. Lo mucho que se habló de la cinta costera en su primera etapa (cinta coimera, decían) estoy seguro que la cinta no le costó un voto a Balbina, más bien le produjo miles.

Y así entraremos a la recta final de esta confusa campaña, Arias enumerando obras desde el Metro hasta Curundú, los opositores gritando a los cuatro vientos el costo exagerado de las obras, el costo por kilómetro de las carreteras, y el pueblo impresionado por las obras, los profesionales y clase alta impresionados por los costos. Solo en Panamá, ¿o no?

INGENIERO INDUSTRIAL Y ANALISTA POLÍTICO.