Temas Especiales

02 de Apr de 2020

Redacción Digital La Estrella

Opinión

Confesiones que escuché

Confesiones que escuché: es una novela escrita por una gran persona, ‘un viejo amigo enamorado de lo nuestro’, Bolívar González, por su ...

Confesiones que escuché: es una novela escrita por una gran persona, ‘un viejo amigo enamorado de lo nuestro’, Bolívar González, por su gran amistad es considerado un miembro más de mi familia. Boli, nos ha obsequiado su reciente publicación, y una buena tarde me dispuse a leerla y fue tanta la emoción que me embargó que no podía parar de leer.

Nos cuenta el autor en ésta hermosa novela vivencias de su infancia, la admiración hacia un gran hombre muy querido no solo por quienes lo conocieron y compartieron con él, sino también de todo aquel que escuchó hablar en algún momento de su forma de ser humilde y sencilla; una persona que luchó por los intereses y beneficios de la región que tanto amó, la región del Canajagua, el Dr. Sergio González Ruiz. El autor tuvo a bien encontrar un nombre que guarda similitud con el nombre del verdadero personaje principal en su novela; como es: Simón Vergara Cruz, quien nació en un pueblito llamado El Rincón del Guayabo, parteado por ‘ña’ Lola.

Además de ello en ésta bellísima novela, podemos conocer más sobre la vida del campesino humilde y sencillo de los pueblos de la región del Canajagua, su forma de trabajo de ‘tres partes una’, el respeto hacia las amistades y vecinos más cercanos, la unión familiar, sus alegrías, sus fiestas y también sus tristezas; las costumbres, las tradiciones de la gente nuestra, anécdotas y ocurrencias de las personas ‘chuscas’ y alegres del pueblo como Santa Mocha, Mailo, Cucheca, Chinto Puta y Adán Clarke, entre otros. De la forma en que ocurrían los crímenes y venganzas entre familias y amistades que debido a las disputas y poca tolerancia entre ellos terminaban en enemistades, en rencillas y peleas a muertes. ¿Y qué decir de los amoríos de hombres como don Chico, de las desilusiones de la política criolla? También puedo mencionar las costumbres de un pueblo y cómo nació el tan gustado, muy tradicional y original ‘Perote’ de ‘La Teta’, hoy Santo Domingo.

Cómo cambiaron algunos pueblos sus nombres a nombres de santos, la molienda, la junta de embarra, estudios del personaje principal el Dr. Simón Vergara Cruz, y cómo también de Bolívar González; antecedentes históricos que marcaron nuestro país como el asesinato de un presidente, la siembra de banderas en la antigua Zona del Canal y luego los hechos del 9 de Enero; en fin, la lucha ensangrentada de todo un pueblo contra el país más poderoso de la Tierra; que a la postre dio como resultado la recuperación del canal interoceánico; la llegada de la Virgen Mártir Santa Librada, sus fiestas tradicionales. Puedo destacar también, los logros del doctor, sus sentimientos, cómo se desarrolló la aviación en nuestra región, y lo que sintió todo un país por la desaparición de esta gran persona en las faldas del cerro que tanto amó, el Canajagua Azul.

Boli, como cariñosamente le decimos al autor, ha plasmado en papel lo que todos los que nos consideramos campesinos de corazón amamos, esa vida sencilla, sana, de costumbres y tradiciones, respeto. Para mí ésta novela es maravillosa, pude vivirla como si fuese un personaje más, me transportó a esas épocas tan hermosas, lo que me hace amar y respetar aún más lo nuestro. Quisiera poder contarles la novela completa en éste artículo, pero la idea principal es que se animen a adquirirla y sentir por ustedes mismos eso que tanto nos identifica. Gracias Boli por tan maravilloso homenaje a un pueblo que lo ama.

Quiero cerrar con una frase que siempre identificó al Dr. Sergio González Ruiz, ‘La pobreza es una cosa y la humildad es otra’.

BANQUERA, FOLCLORISTA E INSTRUCTORA DE BAILES TÍPICOS.