Acampar a la espera de un visado frente a la embajada de Panamá en Cuba

Actualizado
  • 14/03/2022 14:43
Creado
  • 14/03/2022 14:43
En las primeras horas de la mañana del sábado terminaron de acceder para solicitar su visado todos los cubanos con pasajes para el 1 de abril

Tania tiene 29 años, una hija pequeña, boletos para las dos para volar a Nicaragua con escala en Panamá y cinco días de espera, con sus respectivas noches, acampada frente a la embajada de ese último país en La Habana.

Su objetivo, como el de las más de cien personas que esperaban este sábado en el parque Miramar de la capital cubana, es obtener el visado de tránsito que por sorpresa anunció esta semana Panamá para los nacionales cubanos que pasan por el país centroamericano rumbo a otro destino.

"Llevo cinco noches aquí durmiendo", asegura a Efe esta joven cubana, con el móvil en una mano y los documentos necesarios en la otra, ya en la cola para acceder a la legación diplomática.

Una funcionaria del consulado panameño pasa entonces junto a ella gritando —"¡El 22, el 23, el 24!"—, evidenciando una organización que faltó en las jornadas previas, cuando se vivieron escenas de caos e incertidumbre.

En las primeras horas de la mañana del sábado terminaron de acceder para solicitar su visado todos los cubanos con pasajes para el 1 de abril y comenzaron a registrarse los que volarán el 2 de abril.

Panamá anunció este martes el nuevo requisito, sumándose a otros países como Puerto Rico y Colombia, que en las últimas semanas han adoptado medidas que dificultan el tránsito de cubanos por su territorio.

Ante las quejas y tras mantener contactos con el Gobierno cubano, Panamá retrasó la entrada en vigor de la medida del 13 al 16 de este mes.

Pero los cubanos que tenían previsto viajar entre el 16 y e 31 de marzo deben reprogramar sus vuelos con la aerolínea Copa, que ofrece conexiones a veces para dentro de dos o más meses, y tramitar sus visados (que cuestan 50 dólares).

Estos son los mayores perjudicados, pues pierden las conexiones posteriores que tuvieran compradas con otras compañías aéreas, con precios elevados a causa de la pandemia, y cualquier otro tipo de reservas y acuerdos.

"Están dando boletos para mayo y junio", explica a Efe una habanera de 46 años que responde al nombre de Carmen y que, como todos los demás entrevistados, prefiere no dar su nombre completo ni ser grabada.

"Hay mucha plata ya invertida en esto y no quiero que mi cara o mi nombre aparezcan en ningún sitio y que me puedan, qué sé yo, denegar el visado", comenta.

Ella quería viajar a Managua para comprar allí bienes y revenderlos en Cuba, aprovechando como otros conciudadanos que Nicaragua no exige visado a los cubanos desde noviembre pasado.

La mayoría de los congregados frente a la embajada de Panamá, muchos de ellos jóvenes como Yudel, Alexandra y Eberto, tienen Nicaragua como destino y todos aseguran al ser preguntados que su objetivo es "virar a Cuba" luego.

Sin embargo, Nicaragua se ha convertido, desde que retiró el requisito del visado a los cubanos, en el punto de partida de muchos isleños en la ruta centroamericana para migrar a Estados Unidos de forma irregular.

MÁS MIGRANTES HACIA EE.UU.

La presión migratoria cubana ha crecido de forma perceptible en los últimos meses, indican las estadísticas.

Según la Oficina de Aduanas y Protección Fronteriza (CBP) de EE.UU., en enero pasado se detuvo a 9.827 inmigrantes cubanos, cerca de 13 veces más que los 732 del mismo mes de 2020.

Además, más de un millar de migrantes cubanos han sido devueltos a su país en lo que va de año desde EE.UU., México y Bahamas. Solo en los dos primeros meses del año se han registrado más del 43 % de todos los migrantes devueltos en 2021.

Varios expertos explican el aumento de la migración por la crisis económica que afecta a Cuba, fruto de la combinación de la pandemia, el endurecimiento de las sanciones de EE.UU. y fallos en la política económica nacional.

El Gobierno cubano responsabiliza a Washington de estos flujos irregulares, por el incumplimiento de los acuerdos migratorios bilaterales, que incluyen 20.000 visados anuales que no se están otorgando desde hace años.

Frente a la Embajada esperan también algunos que hacían escala en Panamá rumbo a Guyana. Allí es donde se tramitan los visados de EE.UU. para cubanos desde que Washington cerró su consulado en La Habana en 2017 debido a unos supuestos "ataques sónicos" que no han sido probados.

Si sus vuelos se posponen o no consiguen el visado a tiempo, pueden perder sus citas en la embajada de estadounidenses, fijadas en algunos casos hace dos años por los grandes retrasos que acumulan estos trámites.

Otros afectados son cubanos residentes en Argentina, Chile y Brasil que se encontraban de vacaciones visitando a sus familiares en La Habana.

El presidente José Raúl Mulino celebró la mañana de este jueves 18 de julio su primera conferencia de prensa matutina en el Palacio de Las Garzas. Mulino...

Lo Nuevo
comments powered by Disqus