La Lucha del Movimiento Negro en Estados Unidos

Actualizado
  • 19/07/2020 00:00
Creado
  • 19/07/2020 00:00
La crisis racial representa hoy un hito más en el conflicto de identidad nacional aún no resuelto, por conquistar el lugar que por derecho les corresponde en esa nación, que también es suya
Malcolm X

En el mundo, Estados Unidos es una nación unida, democrática, ejemplo de grandeza y progreso. Esa imagen construida por las élites dominantes no siempre es compartida por los sectores excluidos de ese mundo democrático y de progreso.

Una identidad, una nación

La exclusión histórica de sectores sociales de esa nación produce como reacción la necesidad de consolidar su identidad dentro de la nación que los excluye. Según Hubert Daughtry, en Identidad nacional y tendencias históricas, una nación centroafricana, de africanos estadounidenses, dentro de una nación estadounidense eurocéntrica. Esa realidad, producto de las experiencias históricas y las condiciones sociales en que ha existido afroamérica como pueblo, es el fundamento de su esfuerzo por cimentar una identidad nacional cuyos pilares son resistencia, igualdad, justicia y libertad.

La legitimidad de esta coexistencia desigual se garantiza y reproduce a través de la vida institucional del país. Pero existen claras divisiones entre los afroamericanos sobre el sentido de su identidad nacional, y la manera en que debe ser obtenida. Esto es, diferencias en cuanto a métodos, estrategias y formas de resistencia.

Estas diferencias se expresan y revelan dos tendencias en las formas de lucha del Movimiento Negro en Estados Unidos: (i) la orientación hacia la separación o el nacionalismo negro; (ii) la orientación hacia la integración.

Marcus Garvey
Surgimiento del nacionalismo negro

Los primeros testimonios de las luchas de la población negra emanan de su resistencia a la esclavitud. En el periodo postesclavista, cuando la Norteamérica blanca se vio obligada a reorganizarse, para darle paso a los esclavos recién liberados, la comunidad afroamericana tuvo que enfrentarse a la toma de sus propias decisiones, en lo que debían ser sus relaciones con la sociedad blanca dominante en donde a pesar de la libertad formal prevalecen elementos de opresión, propios del régimen de la esclavitud.

Entre las primeras figuras del Movimiento Negro sobresalen Booker T. Washington (1856-1915) y Marcus Garvey (1887-1940). Booker T. Washington establece el camino hacia la reconciliación, a través de la creación de una comunidad de empresarios prósperos y obreros calificados para la industria, quienes, en virtud de sus conocimientos, lograrían la aceptación de la sociedad blanca. Esta posición fue acogida con beneplácito y respaldada por muchos en la Norteamérica blanca, pero ampliamente criticada por los intelectuales negros.

El capitalismo negro, el sueño afroamericano, cristalizó en 1905 con la formación del Movimiento de Niágara, que se convierte en la Conferencia Nacional Negra (National Negro Committee, 1909) y luego Asociación Nacional para el Avance de las Personas de Color (National Asociation for the Advancement of Colored People, NAACP, 1910). Su principal figura fue William Edward Burghardt Du Bois (1868-1963), cuyo interés fue, según Hubert Daughtry, orientar la lucha hacia la asimilación, dentro del marco constitucional.

Jesse Jackson

Marcus Garvey (1887-1940), nacido en Jamaica, líder de proyección mundial y dirigente de la Asociación Universal para el Mejoramiento del Negro (Universal Negro Improvement Asociation, UNIA, 1914), representa un punto de inflexión dentro del Movimiento Negro. Garvey hizo pública su diferencia con la posición de Du Bois. Y aunque fue admirador de Booker T. Washington y fomentó el desarrollo de empresas y empresarios afroamericanos, su propósito no era la asimilación, sino la autosuficiencia, el orgullo de la raza y la repatriación. Su organización aglutinó a más de 3 millones de negros provenientes de Estados Unidos, Europa, África, América Latina y el Caribe.

Garvey propuso la construcción de un nacionalismo afrocéntrico mundial, dentro del concierto de las naciones eurocéntricas excluyentes de la civilización occidental. A través de las 52 filiales del UNIA, en las provincias de Panamá, Colón y Bocas del Toro, el pensamiento de Garvey tuvo gran impacto en las comunidades afroantillanas y moldeó sus luchas y formas de organización en el Canal de Panamá y las zonas bananeras.

El pensamiento de Garvey influyó en los principales líderes negros en Estados Unidos y África. Entre los cuales se encuentran: Elijah Muhammad (1897-1975), Cyril Lionel Robert James (1901-1989), George Padmore (1902-1959), Kwame Nkrumah (1909-1972), Patrice Lumumba (1925-1961), Malcolm X (1925-1965), Louis Farrakhan (1933). Su vocero contemporáneo más importante ha sido Bob Marley (1945-1981).

Martin Luther King durante su discurso 'I have a dream'.
Desarrollo del nacionalismo negro

Como resultado de la época de Garvey, surgen varias organizaciones nacionalistas afroamericanas, entre ellas, los Musulmanes Negros (Black Muslims) que luego se denominó Nación del Islam (1930), bajo el liderazgo de Elijaj Muhammed. Esta organización convirtió a Cassius Clay en Muhamed Ali, quien posteriormente elige la cárcel en lugar de ser parte del ejército estadounidense.

A finales de los años 60, en el contexto internacional de la Guerra Fría, las posiciones tercermundistas y el panafricanismo, emerge el liderazgo de Malcolm X . En la Conferencia de Gobierno Negro (Black Government Conference, Detroit, Michigan, 1968), los seguidores de Malcolm X firmaron una Declaración de Independencia, e intentaron establecer la República de Nueva África (Republic of New Afrika), solicitando al estado, tierras e indemnizaciones. Finalmente sería asesinado.

Movimiento Negro

La Segunda Guerra Mundial modificó substancialmente las condiciones de Afroamérica y en consecuencia las del propio Movimiento Negro. La experiencia de la guerra, la migración rural-urbana, la movilidad social ascendente y la ampliación de los estratos medios afroamericanos fortalecen la consciencia racial de los afroamericanos.

Estas condiciones y una nueva ola represiva daría lugar a surgimiento del Movimiento de los Derechos Civiles, que generó un importante nivel de cohesión e impulsa organizaciones como Student, Non Violent Coordination Comitte, Congress of Racial Equality y Southern Leadership Conference fundada por el reverendo Martin Luther King, quien incorpora la iglesia como un factor de organización. Sus principios de resistencia pacífica no impidieron su asesinato.

Entre los objetivos de ese movimiento se encuentran el derecho al voto, que se alcanza en 1965, con la aprobación de la ley sobre derechos electorales, que prohíbe la discriminación en las elecciones. Estos logros redujeron las influencias de los líderes integracionistas y radicalizó el movimiento, con la aparición del Poder Negro dirigido por Leroy Eldridge Cleaver (1935-1998), Stokely Carmichael (1941-1998), Huey Percy Newton (1942-1989), Angela Yvonne Davis (1944).

La proyección del Poder Negro rebasó las fronteras estadounidenses y elevó el orgullo y la consciencia de la población negra, cuyos efectos se ven en la educación, el arte, la música, la literatura, los deportes, la vestimenta, y en las relaciones de la vida cotidiana de la comunidad; se sintió en muchos pueblos del mundo.

Durante ese período, el Partido Pantera Negra (Black Panther Party 1966-1982) coloca a la lucha en la dimensión política con la lucha armada como vía para acceder al poder. Como era de esperarse, según Hubert Daughtry, fueron severamente reprimidos, encarcelados y asesinados.

A finales de los años 70, la izquierda estadounidense, a través de la Liga Comunista, el Partido Laborista Comunista y el Partido Comunista de los Trabajadores, se vincula al Movimiento Negro. Esta práctica política que articula raza y clase fue subsumida por factores ideológicos, que finalmente rompieron los vínculos emergentes dando paso al Frente Nacional Negro Unido (National Black United Front, 1980) y al Partido Negro Independiente (Independent Black Political Party, 1980). Bajo el liderazgo del reverendo Jesse Jackson, se conforma también la Coalicion Arco Iris (National Rainbow Coalition) como un esfuerzo para aliar el Movimiento Negro con otros sectores sociales bajo la plataforma política del Partido Demócrata, que cristaliza en la precandidatura presidencial de Jackson.

Esta aspiración simbólica de un presidente negro se materializa con la elección de Barack Obama, primer presidente de Afroamérica que paradójicamente desencadenó el resurgimiento del racismo, como elemento movilizador de la Norteamérica blanca, y que influye después en la victoria electoral del presidente Donald Trump.

La crisis racial representa hoy un hito más en el conflicto de identidad nacional aún no resuelto, que contiene en la memoria de las generaciones actuales de afroamericanos, los costos por conquistar el lugar que por derecho les corresponde en esa nación, que también es suya.

El autor es sociólogo. Profesor emérito de la UP
MISIÓN Y VISIÓN

Pensamiento Social (Pesoc) está conformado por un grupo de profesionales de las ciencias sociales que, a través de sus aportes, buscan impulsar y satisfacer necesidades en el conocimiento de estas disciplinas.

Su propósito es presentar a la población temas de análisis sobre los principales problemas que la aquejan, y contribuir con las estrategias de programas de solución.

El presidente José Raúl Mulino celebró la mañana de este jueves 18 de julio su primera conferencia de prensa matutina en el Palacio de Las Garzas. Mulino...

Lo Nuevo
comments powered by Disqus