Martinelli ‘bendice' a Rodrigo Sarasqueta

Actualizado
  • 13/10/2016 02:00
Creado
  • 13/10/2016 02:00
Es el más joven y el último miembro de CD que se suma a la carrera presidencial como precandidato

Un tuit emitido recientemente por Ricardo Martinelli ha dado a entender que ningún miembro del partido Cambio Democrático (CD) puede asegurar que cuenta con el apoyo del exmandatario de la República, con excepción, tal vez, de un nuevo protagonista en la carrera por la nominación presidencial para el año 2019: Rodrigo Sarasqueta.

‘Otro de los precandidatos para presidente (de la república) por CD es Rodrigo Sarasqueta…', escribió lacónicamente, a través de su cuenta de Twitter, el líder del partido, percibido por la opinión pública como la única agrupación política opuesta a la administración de Juan Carlos Varela.

QUIÉN ES SARASQUETA

Desde su cargo le tocó participar en operaciones secretas

Dirigió, durante todo un quinquenio (2009-2014), la seguridad del Estado debajo del paraguas de Ricardo Martinelli.

Con apenas 40 años de edad, sin experiencia política y con una corta hoja de vida, se ubicó como una las piezas fundamentales en el ajedrez gubernamental.

Aquel tuit de Martinelli se considera como una respuesta a las quejas, solapadas o no, de muchos integrantes de CD, que no ocultan su disgusto porque el excanciller Rómulo Roux intenta presentarse en todos los eventos a los cuales acude como ‘el candidato que cuenta con el respaldo irrestricto de Martinelli'; igual inconformidad provoca el exministro de Seguridad Pública José Raúl Mulino.

A Roux, secretario general de CD, se le critica el aprovecharse de esta posición extremadamente ventajosa para lanzar su candidatura. ‘Debe renunciar a ese cargo dentro de nuestro partido. Roux trabaja para sus aspiraciones personales. Roux no trabaja para fortalecer el partido con miras a los comicios generales en 2019', aseguró Sarasqueta, el más joven y el último miembro de CD que se suma a la lista de precandidatos presidenciales.

Otros del grupo son Frank De Lima y los propios Mulino y Roux.

Sarasqueta, quien dirigió, durante todo un quinquenio (2009-2014), la seguridad del Estado debajo del paraguas de Martinelli, subrayó que CD es un colectivo conformado primordialmente por personas de la clase media y de la clase trabajadora.

‘Nuestras bases deberán escoger entre alguien que, como yo, comprende sus necesidades y preocupaciones, y los hacendados que solo buscan beneficios económicos para ellos mismos', recalcó.

Enseguida añadió: a los exministros Roux y Mulino ‘les encanta estar pegados a la ubre del Estado'.

El citado tuit de Martinelli ha abierto los ojos de muchísimas personas adeptas a CD, pues no solo ha otorgado la bendición a Sarasqueta y a otros que aspiran a ocupar la principal silla del Palacio de las Garzas, sino que ha borrado, de una vez por todas, las coronas de ‘ungido' que Roux y Mulino han exhibido de manera campante y por doquier.

Sarasqueta denuncia a los cuatro vientos que entre Roux y Mulino existe un acuerdo de recámara: quien pierda en las primarias de CD se convertirá en vicepresidente del otro. ‘Ante la ausencia física de Martinelli en Panamá, ellos (Mulino y Roux) piensan que son los dueños absolutos del partido. Pero están muy equivocados', recalcó.

Es un secreto a voces que Martinelli no deja de contar los días que faltan para las elecciones de mayo de 2019, cuando, da por sentado, un miembro de CD obtendrá los votos para convertirse en presidente; ello le permitiría, en el término de la distancia, regresar a Panamá sin ningún temor de ser detenido y con todas las pompas inimaginables.

Martinelli es consciente de que, para conseguir la victoria, el partido creado a su imagen y semejanza debe estar unido monolíticamente, sin un solo vestigio de discordia; sin un solo destello de fisura. Y no hay mejor fórmula para ello que permitir el libre albedrío entre los miles de afiliados a la entidad de los colores rosado y turquesa, para seleccionar a su abanderado en comicios primarios tan cristalinos como el agua en tinaja.

Lo Nuevo
comments powered by Disqus