El poder de la atracción

Actualizado
  • 20/08/2011 02:00
Creado
  • 20/08/2011 02:00
PANAMÁ. Muchas veces nos preguntamos ¿porqué será que una persona se siente atraída por otra? ¿Será el poder de la mente o los sentimien...

PANAMÁ. Muchas veces nos preguntamos ¿porqué será que una persona se siente atraída por otra? ¿Será el poder de la mente o los sentimientos el que nos domina? ¿Qué hay detrás?

La mayoría de las personas en el mundo por no decir todas, saben que la atracción, que también se puede definir como ‘química’, es esa poderosa fuerza que se escapa de nuestra propia voluntad. ‘Es aquella electricidad que sentimos cuando estamos en su presencia, una mezcla de ansiedad, nerviosismo, magnetismo, confianza, entusiasmo y total bienestar’, señaló el sexólogo y psicólogo Eliecer P. Rivera.

Pero, Rivera también detalla que esta forma de expresar ese sentimiento, al igual que la pasión, puede extinguirse con el tiempo, por lo que recomienda cuidarla día a día, enriquecerla con detalles románticos, para que no se apague y perdure por siempre en la relación de pareja, asegurándole un vínculo duradero y sumamente emocionante.

Según cuenta Rivera la atracción entre un hombre y una mujer es todo un misterio, en lo que concierne a su origen.

LA ATRACCIÓN NO ES CIEGA

Los expertos aseguran que el deseo no es ciego. En apariencia, la gente se atrae, se repele o se ignora por razones que no siempre se acierta a definir. Pero ‘el deseo tiene un fuerte componente mental’, asegura la psicóloga clínica Mila Cahue, asesora del portal de Internet Meetic-Match.

‘Cada uno va diseñando una imagen fruto de diversos factores: por un lado, una predisposición genética; por otro, el modelo educativo que adquirimos en el entorno familiar y social, y finalmente, el filtro cultural. Es una proyección, un entramado subjetivo que te lleva a desear a alguien que te gusta. Aunque a veces al conocer a esa persona te deja de gustar’, precisa Cahue.

El deseo de amar y ser amado está ahí, es algo visceral, una búsqueda activa del otro. No podemos escapar a esta ley de la naturaleza, aunque seamos capaces ya de tomar decisiones y de no enfocarlo a la procreación’, manifiesta la psicóloga Aurora García. Podría decirse que se está programado para desear. Aunque no siempre encontremos el objeto de deseo soñado o no entendamos por qué nos resulta deseable y hasta irresistible alguien que no coincide con nuestro ideal físico o social. García insiste en que la mujer sigue buscando un hombre no dominante, pero sí fuerte. Y los hombres, belleza o sumisión: todavía muchos piensan que si ella es servicial, cuidará mejor de los hijos.

Mientras que hay expertos que aseguran que las mujeres en periodo fértil se interesan por hombres con marcados rasgos masculinos. Mientras que en otras fases del ciclo menstrual el aspecto físico no es tan determinante. Muchos estudios responden a viejos estereotipos sexuales. Pero al final ‘es el cerebro el que interpreta este flujo de información fisiológica que le llega y desencadena a tiempo una sucesión de pensamientos e imágenes’, recuerda Cahue.

No existen reglas fijas que indiquen por qué deseamos a alguien. Es allí donde entran en juego desde el factor genético hasta el aprendizaje sentimental, señalan estos sexólogos y psicólogos.

Lo Nuevo
comments powered by Disqus